En ocasiones he visto a ciertas personas tomar esa actitud de: “¡Oh no! Yo jamás tomo sangría, eso sería desperdiciar el vino”. Creo que yo misma he pronunciado esa frasecita años atrás, cuando estaba menos segura de mis gustos y convicciones.
Por otro lado, no es un fenómeno que suceda solo por estos lares; también pasa en otros países. Incluso en España, donde es considerada una de sus bebidas tradicionales, este tema fue motivo de debate en algún momento.

(Foto: imcountingufoz / Flickr)

Por eso me sorprendí cuando leí la reciente nota de Jancis Robinson, crítica británica y gurú del vino cuyas opiniones son muy respetadas y valoradas a nivel mundial. En dicho texto cuenta que, huyendo del frío de su país, viajó a las Islas Canarias con su familia, y que allí disfrutó de una rica sangría a pedido de su hija menor. En la nota posa para la foto con una copa en una mano y una jarra pequeña con la mencionada bebida en la otra, tal y como pueden ver en este enlace.

La sangría es una bebida muy popular, extremadamente amigable y relajada, refrescante y jovial; por ello, me pregunto si realmente existe alguien que no le guste. Y para aquellos que aún tengan dudas –probablemente debido a prejuicios–, verán que estas serán disipadas tras leer a Jancis.

En el Perú, se ofrece en la mayoría de restaurantes de pasta y pizza, incluso en bares y discotecas, en jarras o por copas. Se prepara básicamente con vino tinto –aunque también puede ser blanco– y las frutas de su elección, mejor aún si son de estación. Puede ser sencilla, con apenas unas rodajas de naranja dulce y jugosa, una rama de canela o con diversas frutas picadas.

Aquí les dejo mi receta favorita: no tiene mucho dulce, por eso no lleva gaseosa. El dulzor se lo da el jugo de naranjas tangelo, así se puede disfrutar mejor de los sabores del vino y de las frutas, que no son muchas.

Ingredientes

750 ml vino tinto
Jugo de 3 naranjas tangelo recién exprimidas
200 g piña Golden en cubos pequeños
200 g fresas en cubos pequeños
1/2 oz Pisco acholado (opcional)
1 rama de canela
Cáscara de una naranja para decorar

Preparación
Colocar todos los ingredientes en una jarra, revolver y dejar reposar durante una hora. Servir con un par de cubos de hielo para que se sienta más fresca. Si se desea agregar azúcar, disolverla antes en un poco de agua tibia.