Tatiana Villavicencio y Mónica Huerta

Tatiana Villavicencio y Mónica Huerta

Es en el siglo XVI cuando aparecieron las chicherías, sencillas tabernas destinadas a la elaboración y consumo de la chicha ancestral y de algunos platillos típicos, posteriormente aparecieron o se convirtieron en picanterías.

Nació así un mundo gastronómico que se resiste a desaparecer, a quedar en el olvido o en los registros de la historia gastronómica del Perú. Son las picanteras, en su mayoría mujeres aunque también hay hombres, quienes no bajan la guardia en la lucha diaria por mantener vigente sus ricas tradiciones y ancestrales técnicas amenazadas por el inclemente avance de la modernidad.

Crema de ocopa al batán

María Cayancco y su crema de ocopa al batán – Picantería La Nueva Palomino

Mañana martes 2 de agosto al medio día, se inaugura la exposición “La caverna de la nacionalidad. Chicherías y picanterías del Perú republicano”, en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores (Jr. Ucayali 391, Lima).

Desde la ciudad blanca de Arequipa llegan: Saida Villanueva de la Picantería Cau Cau ll, Tatiana Villavicencio de la Picantería La Nieves, ilustres representantes de la Sociedad Picantera de Arequipa. Y no llegarán con las manos vacías, sino cargadas con sus potajes más simbólicos como la Ocopa al batán, celadores de camarones, escribano con chichagre, lechón macerado en chicha de guiñapo, líquido elemento con el cual se hará el brindis correspondiente. 

Damas picanteras

Damas picanteras de Arequipa

La muestra convoca a pintores, fotógrafos, poetas, escritores, músicos e intérpretes que plasman su arte inspirados en el quehacer de chicheras, picanteras, sus potajes y bebidas. Allí encontrarán las obras de artistas como Martín Chambi, Luis Montero, Manuel Domingo Pantigoso, Víctor Martínez Málaga, Eulogio Nishiyama y Billi Hare.

pintura picateras

La exposición estará abierta al público hasta el 31 de agosto, de martes a viernes, de 10 am a 8 pm; y sábados, domingos y feriados, de 10 am a 6 pm. El ingreso es libre.

sombreros y chicha