¿Quién no ha llorado la muerte de su mascota querida? El animalito que elegimos como compañero y con el que compartimos una larga etapa de nuestras vidas, se ha ido. Ocho, 10 o 12 años; quizás más, quizás menos, lo cierto es que el dolor que se siente ante una pérdida como esta es muy intenso.

Ante la partida de una mascota siempre es necesario un periodo de duelo. Se debe entender que cada persona, tenga la edad que tenga, asume esta pérdida de distintas formas. El niño lo entiende diferente y le cuesta más asimilar que su amigo inseparable no volverá jamás. Para él la muerte es algo que no comprende. Usted deberá explicarle, con sumo cuidado, qué ha sucedido con su mascota para así evitar traumas posteriores.Tómese su tiempo, no compre otra mascota que reemplace a la anterior. Sepa que un ser vivo no puede ser suplantado. Por lo general los adultos, ante las lágrimas de los niños, deciden llevar un nuevo animalito a casa, pero no es aconsejable.

Desde el principio, un niño debe saber que su mascota no vivirá igual que un ser humano. Es decir, el paso de los años es mucho más rápido para las mascotas. Por ejemplo, el promedio de vida de los perritos es de 10 años y medio.

Un perrito de 11 años ya está bastante mayor, pero eso no significa que haya cumplido un tiempo de caducidad específico. Cada mascota es distinta y puede vivir más tiempo si su alimentación fue la adecuada y es saludable en el sentido que no padece enfermedades como el cáncer.

Cuando su mascota esté a punto de irse por una enfermedad, usted tendrá tiempo para preparar a su familia ante la inminente despedida y podrá organizar una pequeña ceremonia funeraria para decir adiós. Consulte con su médico veterinario todos los pormenores de la organización para evitar problemas cuando llegue la hora.

Si la partida de su mascota es abrupta también deberá despedirse de ella adecuadamente. Acaríciela por última vez. Esta despedida puede ser más dolorasa y la que da una mayor sensación de desconsuelo ya que es inesperada.

La fidelidad y el cariño que nos entregan las mascotas no tienen precio, nuestra dedicación debe ser igual de recíproca.

Adiós o hasta pronto. El recuerdo que nos dejan los tiernos animales, integrantes de miles de familias, estará en sus fotos, sus objetos preciados y el silencio de su ausencia.

Lea más sobre mascotas este y todos los domingos en el suplemento Mi Hogar de El Comercio. Esta semana trataremos los siguientes temas:
- Cómo reeducar a una mascota que viene de tener otro dueño.
- Pinguinos en verano. Sufren o no con el clima. Una visita al zoológico de Huachipa.