Desde hace cientos de años, los cuyes o cobayas vienen siendo criados en la sierra y bien alimentados por nuestros paisanos con verduras y restos de alimentos del campo, razón por la cual son animales con una fuente de proteínas muy importante.

Sin embargo, por falta de conocimiento, nuestros paisanos no han hecho una buena selección de estos roedores. Esto lo decimos porque los cuyes más gordos y grandes eran -y aún son- servidos en la mesa, mientras que los más flaquitos y pequeños se quedan en el criadero. Entonces, la reproducción se daba entre los que reunían estas características y las nuevas generaciones de cuyes salían chicos y flacos.Felizmente, gracias al trabajo de la Dra. Chauca de la Universidad Agraria La Molina, se ha conseguido criar cuyes grandes, de hasta tres kilos de peso.

En Lima existe una tendencia a tener estos roedores de mascotas, exactamente igual a como se cría en otros países como Alemania o Estados Unidos. Así, se pueden encontrar cuyes con pelo largo.

El cuy es un animalito muy dócil que se adapta muy buen a una casa. Su promedio de vida es de cuatro a seis años. La dieta recomendada para estos roedores incluye heno de alfalfa y vegetales frescos como tomate, naranja y limón con cáscara. Estos vegetales y frutas son ricos en vitamina C, la que es muy necesaria en su dieta diaria. Por naturaleza son muy desordenados y tienden a voltear sus platos de comida.

La mejor edad para que se reproduzcan es entre los seis meses y los dos años y medio. La gestación suele durar entre 64 y 68 días. Si el macho demuestra un comportamiento agresivo en los últimos días de gestación de la hembra, es mejor retirarlo. También puede hacerlo una vez que las crías nazcan para evitar que las pise.

Los cachorros nacen ya con pelo, dientes y los ojos abiertos. Y mamarán durante unos quince a veinte días.