Para la mayoría de personas la cena navideña tiene tres alimentos indispensables: el pavo, el panetón y el chocolate. Y como para nosotros resultan deliciosos, pensamos que para nuestra mascota también. Pero nunca falta aquella persona que comparte su cena con el engreído de la casa. Gran error.

Hay algunas recomendaciones y prohibiciones que debemos hacerte en cuanto a la alimentación de tu perro:
- No le des chocolate ni leche chocolatada porque es tóxico. Contiene una sustancia denominada “teobromina”, la cual es equivalente a la cafeína y actúa como una droga. En exceso puede provocar taquicardia y posterior muerte por sobreexcitación. Además, si bien el hígado de una persona procesa el chocolate en cuatro horas, este animalito demora 48. Entonces, al tener el hígado ocupado (lleno de chocolate) por tantas horas no podría metabolizar ningún otro alimento y podría generar complicaciones serias.

- No le des huesos, y menos de pavo, porque son muy grandes y podrían generarle obstrucciones en el intestino, estómago o esófago. Tampoco le des las sobras de pellejo (grasa) porque puede provocarle diarreas y vómitos.

Todos estos alimentos que nos resultan deliciosos, pero en exceso también nos hacen mal, pueden provocarle un serio empacho a nuestro perro.

La comida se fermenta en su panza, le provoca hinchazón estomacal y aparecen los vómitos, diarreas y comportamientos extraños en la mascota (se queda todo el tiempo echada de espaldas, sobándose contra el piso, etc.)

Si tu animalito presenta estos síntomas, llévalo al veterinario. Y si no puedes hacerlo de inmediato, entonces déjalo 24 horas sin alimentos y dale solo agua. Esto, hasta la visita al especialista.

¡Y no queremos dejar pasar la oportunidad de desearles una muy feliz Navidad!