En algunos casos, los veterinarios recomendamos el baño en seco para las mascotas, es decir, un baño que no requiere el uso de agua. ¿Por qué indicamos esto?
Foto: balleyne

Generalmente porque el animal es un cachorro y queremos evitar la pérdida de su grasa natural, que protege su piel de alergias; mientras que en otros casos porque se trata de un perro convaleciente o que padece alguna enfermedad complicada, o porque es un animal muy viejito.

Este tipo de baño se realiza en una veterinaria, donde utilizan un champú especial que elimina la suciedad que hay en el animal. La limpieza se realiza por diferentes zonas del cuerpo, y es posible que también se aplique un antipulgas en pipeta o sachet, de acuerdo a la necesidad de la mascota.

El baño tiene una duración aproximada de una hora, pues es más complicado que un baño común para perro, pero tiene la principal ventaja de que cumple su función: asea al animalito y evita los malos olores propios de todo ser vivo que no se baña.