En estas fechas navideñas debemos tener especial cuidado con nuestras mascotas. Nuestra alimentación por estos días suele ser abundante y creemos que lo mismo debe suceder con nuestros engreidos; pero no es así.


Foto:Reuters

Si tiene un perrito en casa, preste atención a las siguientes recomendaciones:

No le dé huesos de pavo porque por el tamaño de estos podría tragarse uno que le ocasione una perforación en el estómago o intestino, lo cual podría llegar a ser mortal. Démosle su alimento concentrado de siempre. El chocolate es dañino para su salud pues contiene una sustancia que dificulta el funcionamiento de su hígado.

El perro no está acostumbrado a consumir grasa, dársela puede provocarle males estomacales como diarreas y vómitos.

Aunque están prohibidos, en estas fiestas nadie escapa de los ruidos estridentes de los juegos pirotécnicos. Si para el ser humano es un fastidio, imagine lo que será para un perro cuyo oído está mucho más desarrollado. Por ejemplo, la explosión de un cohetón equivale a una bomba para sus oídos. Esta situación asusta y pone nerviosa a nuestra mascota, por ello no la deje sola. Diciembre es el mes en el que se reporta la mayor cantidad de perros perdidos, pues ante el sonido incesante de cohetones y juegos pirotécnicos, el animal sale despavorido de casa y muchas veces es imposible encontrarlo.

Recuerde que cualquier situación diferente a su rutina acostumbrada genera estrés en nuestra mascota. Diciembre es un mes en el que hay que prestar mayor atención a nuestro animalito, sobre todo porque tenerlos en estado nervioso puede ponerlos agresivos y podrían morder a extraños solo por estar en un estrés constante