La Asociación Psicológica de Estados Unidos divulgó una investigación que señala que los animales domésticos proporcionan apoyo social y emocional a personas comunes y no solo a las que encaran problemas de salud significativos
(Foto: Archivo El Comercio)

En el artículo, el investigador de la Universidad de Miami Allen McConnel, quien además lideró el proyecto, indica que los dueños de mascotas tienen una estima más alta, están en mejores condiciones físicas, tienden a ser menos solitarios, son más concientes de lo que ocurre y más extrovertidos, además de menos temerosos y menos preocupados que las personas que no tienen animales.

En este post queremos profundizar estos puntos.

¿Por qué tener una mascota puede mejorar la autoestima de una persona?
Porque tiene un ser vivo en casa que la hace sentir querida, que la espera y la recibe con alegría.

Una mascota brinda afecto desinteresado a su dueño y este sentimiento es recíproco. El dueño se preocupa por el bienestar de su mascota y el animal lo recompensa con muestras de cariño y lealtad.

¿Por qué el dueño de una mascota tiene mejores condiciones físicas?
El sedentarismo es uno de los grandes problemas de nuestra época. Salvo un pequeño porcentaje, las personas comunes no hacen deporte. Entonces, tener por ejemplo un perro en casa implica que su dueño debe salir a pasear con él todos los días y por un periodo de tiempo que suele exceder los 15 minutos. Además, tanto el perro como el gato son juguetones y hacen que su dueño los acompañe en su rutina lúdica.

¿Por qué quien tiene un animal en casa es menos solitario?
Esto puede deberse a muchas razones, pero principalmente está relacionado a que quien tiene mascota en casa se siente acompañado, lo que a su vez le brinda una sensación de protección y seguridad. Además, se siente reconfortado al tener un animalito que le prodiga afecto y lo necesita.

Hay quienes aseguran incluso que sienten que su mascota, sea gato, perro o conejo, los entiende. “Es increíble que cuando estoy triste mi perro se me acerca y me hace cariño”, dicen algunas. Hay otras que confiesan hablarle al animal.

Por otro lado, el hecho de tener una mascota permite que uno interactúe con otras personas que también tienen una en casa. Esta afinidad genera vínculos entre los dueños de animales domésticos.

La doctora Liliana Gómez Talavera, médico humano y etóloga (especialista en conducta animal) trabaja con los animales y los dueños de estos. Ella manifiesta que las terapias que realiza a personas con depresión -por citar un ejemplo-, implica que estas adopten una mascota, lo cual le ha dado buenos resultados. Según la especialista, las personas con este problema mejoran considerablemente su desorden emocional.