Crédito: Adalí Montero

Crédito foto: Adalí Montero

Correcto. Aunque mucha gente no lo crea los gatos sufren de cuadros asmáticos, los cuales son muy comunes y se presentan más en invierno que en verano. El cuadro asmático puede desencadenarse por un resfrío, por ejercicios violentos, por reacciones a un alergeno y muchos otros factores.

Si nosotros tenemos un gato asmático debemos tratar de encontrar alguna de las causas que desencadenan este cuadro. Por ejemplo, si vemos que nuestra mascota se mete dentro de una colcha de lana y sale estornudando, y al poco rato comienza a tener problemas respiratorios que su dueño lo nota fácilmente porque le silba el pecho, se queda sentado con las patas delanteras abiertas, el abdomen se mueve cuando respira (respiración abdominal) y tiene la boca ligeramente abierta. En esos casos hay que llevarlo de inmediato al veterinario, quien iniciará un tratamiento.

Se pueden usar inyecciones y aerosoles para tratar y prevenir cuadros asmáticos. En casos severos el uso de corticoides es lo indicado. ¿Cuándo sé que se trata de un caso severo de asma? Cuando el animalito se ahoga por tener dificultad respiratoria y no puede ni moverse. Esta es una urgencia y hay que llevarlo de inmediato a una clínica veterinaria a la hora que sea.