Perro quemado

Crédito: Rodrigo Rondón

Esta semana hemos conocido varias informaciones protagonizadas por perros. Primero, fue “Gringo”, el can que salvó a sus dueños de morir en un incendio tras alertarlos -con sus ladridos- del inicio del fuego.

El animalito sufrió quemaduras de tercer grado durante el siniestro y estuvo bajo mi cuidado durante dos meses. Hoy puedo decir que ya está bien, aunque su dueño no lo llevará a casa porque lo ha dado en adopción.

“Gringo” nos motiva a escribir sobre qué sucede cuando nuestra mascota se quema con fuego o con agua hirviendo.

Los grados de quemaduras en perros y gatos se dan en tres niveles:

- El de primer grado afecta la epidermis del animalito, y aunque es el más sencillo de curar requiere la revisión del veterinario. Ni bien sucede la quemadura es muy importante echarle abundante agua fría a la mascota para tratar de sacar la fuente de calor.

- La quemadura de segundo grado llega hasta la dermis. En este caso el tratamiento médico incluye cremas, hidratantes y/o pastillas en base a antibióticos. Tenemos que cuidar que las moscas no se acerquen a nuestra mascota porque podría poner sus huevos en la zona afectada.

- La de tercer grado es la más grave porque destruye la piel y llega a afectar los  músculos.  Si por ejemplo un perro de 30 kilos tiene más de un metro de quemadura se trata de una amplia quemadura. En este caso el animal no se va a sanar sino morirá. Desarrollará una infección en los órganos y fallo renal por deshidratación severa. Pero, cuando la herida se puede esterilizar se hace injerto de piel.

Los perros con quemaduras de segundo o tercer grado deben ser internados en la clínica. Los de primer grado se  tratan durante 10 o 20 días. Igual es importante que el especialista revise al animalito pues es quien indicará el tratamiento médico que debe llevar.

¿Qué pasa si se electrocuta?

Las quemaduras también pueden producirse cuando la mascota se electrocuta con un cable de electricidad. En estos casos se daña el hocico y a veces la cara. Si la mascota no muere queda con quemaduras fuertes en su hocico, lo cual es peligroso porque no podrá alimentarse de la manera normal.

Si presencias el momento en que tu mascota se electrocuta, antes de ir en su auxilio, apaga la corriente, pues si la tocas directamente para auxiliarla puede pasarte electricidad. Una vez apagada la electricidad, llévaña de inmediato al veterinario para que le dé el tratamiento adecuado.

Las quemaduras siempre son graves y dolorosas. Por ello,en todos los casos es sumamente necesario llevar al animalito a la emergencia veterinaria. Solo el especialista podrá determinar el nivel de la quemadura. Dependiendo de la gravedad de las heridas, los veterinarios tenemos que tener al animal sedado y con collar isabelino, sino podría herirse aún más por la desesperación que le provoca el dolor.