perro triste

Crédito foto: greenfinger

Cuando los chicos vuelven al colegio cambia toda la dinámica familar: Todos se acuestan y se levantan más temprano, y tienen más tareas que hacer. Lo común es que bien temprano mamá prepare la lonchera, papá ayude en los quehaceres y los niños se apuren en alistarse.

Este cambio en las rutinas familiares son fácilmente percibidas por la mascota de la casa. Sobre todo porque durante los primeros días de clases, todos disminuirán la atención o el tiempo que solían dedicar al animalito. Y aunque éste no sabe de colegios sí sabe que algo está sucediendo con el comportamiento de sus seres queridos.

Iniciadas las clases, el perro o el gato, que durante las vacaciones disfrutó de la compañía de los más chicos de la casa, se mostrará desanimado porque extrañará el tiempo que compartía con sus dueños.

Una vez que los chicos e incluso los padres cierren la puerta de la casa, el animalito se quedará tras ella echadito y a veces gimiendo de pena. En estos días pueden aparecer él síntomas de decaimiento, falta de apetito o conductas destructivas o desagradables como que destrozan los muebles, hacen sus necesidades en la cama de sus dueños, etc. Y todo esto solo para llamar la atención de sus dueños.

¿Qué hacer con tu mascota?

- Los integrantes de la familia que quedan en casa deben dedicarle tiempo y atención.

- Sácala a pasear y juega con ella durante el día para que no se sienta aislada.

- Cuando los chicos regresan del colegio es importante que acaricien y jueguen un tiempo con su mascota. Estas caricias y juegos aliviarán su desánimo, hasta que nuevamente se acostumbre a esta nueva rutina, que durará todo el periodo escolar.

De todos depende que tu animalito no sufra ni se desanime en este periodo de cambios. La tristeza que demuestra suele durar poco tiempo hasta que el animalito se acostumbra nuevamente. Con demostraciones de afecto lograrás que tu mascota se acomode a la nueva rutina familiar.