Crédito foto: jfelias

Crédito foto: jfelias

Si en verano ves a tu perrito que se echa panza arriba todo el tiempo, en invierno lo verás que se enrolla y mete la cabeza entre las patas para abrigarse y sentir calor.

Los animales también sienten frío en esta temporada del año y pueden llegar a enfermarse si no los cuidas adecuadamente. Ten en cuenta que los cachorros y los perros viejitos tienen menos defensas por lo cual son más propensos a enfermarse.

¿Cómo debes cuidar a tu perrito?

- No lo dejes en lugares de la casa donde haya corriente de aire. Y menos permitas que se quede fuera de casa. Hay personas desalmadas que tienen a su mascota prácticamente todo el día en el jardín o en el patio.

- Cuando llueve o la temperatura baja, ponle una prenda de vestir de algodón. Antes asegúrate que no tenga ningún problema de piel que podría empeorar si le pones ropa. Sácalo a pasear y una vez que regresan a la casa sácale la prenda.

- Puedes ponerle zapatitos de cuero o de tela para cuando lo llevas a la calle. Observa si le causa incomodidad. Si es así, se los retiras. Lo positivo es que estos zapatos evitan que tu mascota se moje las patitas cuando llueve. Al volver a casa, sácaselos. Las prendas mojadas pueden provocar alergias y otros males dermatológicos.

- Es muy útil ponerle una camita acolchada para las noches. Mantendrá a tu mascota abrigada para cuando baja la temperatura.  Limpia y sacude su cama a diario para que no se acumule el polvo.

- En invierno el perro come más que en verano. Como gasta más energía también come más por lo cual hay que aumentar su ración de alimento.

Ten en cuenta que el resfrío no es exclusivo de los seres humanos sino también puede afectar a los animales. En el caso de los perros, los síntomas son muy parecidos al de los humanos: estornudos, tos, mucosidad, decaimiento, pérdida de apetito y dificultad para respirar. Pero en el perro además surgen otras señales como la coloración morada de la lengua y dificultad para permanecer echado.

Si tu perro se resfría, déjalo descansar, dale agua (importante la hidratación) y con cariño, oblígalo a comer.

Crédito foto: Dafne V.

Crédito foto: Dafne V.

Baño sí, pero con un buen secado

El baño es importante para tener una mascota limpia. El invierno no significa que no debas someterla a su baño programado. Lo importante es secarla bien antes de dejarla suelta para que no permanezca húmeda mucho tiempo ni sienta más frío del que ya hace.

Si la bañas por tu cuenta usa agua tibia, más inclinada a la caliente. Luego de enjuagarla,  sécala bien con una toalla y asegura su secado usando la secadora de cabello.

Los perros se adaptan bien a los cambios de estación, pero también es importante que sus dueños les den los cuidados adecuados para prevenir cualquier gripe o enfermedad respiratoria.