Crédito foto: Estefanomas (Morguefile)

Crédito foto: Estefanomas (Morguefile)

Armar el Nacimiento y el árbol de Navidad en casa son parte de la tradición navideña. En ambos casos, se trata de un momento para compartir en familia semanas previas a la Noche Buena.

Pero, si tienes mascota, no es fácil mantener los adornos ni el árbol intactos. Tanto el perro como el gato, animalitos juguetones, pueden encargarse de desarmar todo lo que con tanta dedicación tú y tu familia realizaron.

Además, no solo se trata de que puedan romper los adornos sino de que podrían exponerse a algún peligro si -por ejemplo- muerden las luces del árbol de Navidad, que funcionan con electricidad.

¿Qué hacer entonces? ¿No armar nada? Tampoco se trata de eso. Debes seguir estas recomendaciones para que nunca te sorprendas con el desorden que implicaría que tu mascota destruya todo.

1. Evita que tu mascota esté a solas en la habitación donde se ha armando el árbol navideño y/o el Nacimiento. Si tienes que salir de casa, cierra el espacio donde se encuentran éstos.

2. La decoración con adornos realízala un día antes de la Noche Buena. Así evitarás que tu mascota juegue con las bombitas o que los adornos -la mayoría brillosos- despierten su curiosidad. Recuerda que si los rompe, podría cortarse. Y si los traga podría ser mortal, pues podría obstruirse algún órgano.

3. Coloca piso arrugado y de textura pegajosa abajo del árbol y/o del Nacimiento. Con seguridad tu animalito detestará que se le pegue el papel en las patas.

4. Los adornos que hacen ruido tienden a espantar a las mascotas.

5. Como dijimos antes, las luces navideñas funcionan con electricidad. Observa y cuida que tu mascota no juegue mordisqueándolas, pues podría electrocutarse. Procura desconectar estas luces la mayor parte del tiempo.