Crédifto foto: lisasolonynko

Crédifto foto: lisasolonynko

 

He escuchado decir a varias personas que el hecho de que el perro sea descendiente del lobo, lo hace similar en muchas cosas. Entre ellas, su apetito. Que como el lobo come solamente cuando caza y puede pasar varios días sin alimento, el perro puede tranquilamente comer una vez al día. Falso.

Que el perro sea descendiente del lobo no quiere decir que si mañana lo dejo solo en el bosque va a saber cazar y adaptarse a la naturaleza del lugar.

Lo cierto es que el perro está muy adaptado a la comida que le da el ser humano. Antes de que apareciera el alimento concentrado, las personas solían dar de comer a sus mascotas después que ellos se alimentaban. Muchas veces porque les daban las sobras del almuerzo o la cena.

Es en Estados Unidos y países de Europa donde se empieza a fabricar la comida concentrada para perros y gatos. Y los dueños de estos animalitos los alimentaban una vez al día. luego del trabajo.

El trabajo diario, las tareas de la casa, entre otras actividades puede hacer que una persona descuide a su mascota reduciendo su alimentación a una vez al día. Error. Si nosotros le damos de comer a nuestra mascota cada 24 horas, el animal hambriento comerá desesperado y desarrollará problemas gástricos. Se llenará de gases, tendrá gastritis, desnutrición, entre otros males.

Lo ideal es alimentar a nuestra mascota tres veces al día. Así como lo hacemos nosotros.