30 de mayo del 2020 °C
Administra tu carrera y tu marca personal

Complicidad positiva

Cuando preparaba una presentación sobre redes de confianza, mencioné un concepto clave para mí: "complicidad positiva"... y se armó el barullo: "¿Cómo vas a decir eso públicamente? Te van a malinterpretar pensando que avalas cosas indebidas", me dijeron. Creo que, para muchos, la palabra complicidad recuerda conceptos de asociatividad para delinquir o hacer algo incorrecto. Sin embargo, para mí la "complicidad positiva" es la actitud consciente de "ponerse del mismo lado del escritorio" de quien tenemos al frente, tratándolo como deseamos que nos traten y al mismo nivel. Es la importantísima habilidad de generar empatía para cooperar amistosamente con otros, tratándolos con familiaridad y sencillez. "Complicidad positiva" logramos cuando somos capaces de reconocer a todos como a nuestros iguales, sin diferencias de "rango" y sin ponernos por encima o debajo de nadie. Es tratar a todas las personas con las que nos relacionamos con respetuosa confianza y sin barreras mentales que condicionen nuestra cercanía. Seguir leyendo...

Mi carrera para este 2008

Fieles a nosotros mismos y a nuestra empleabilidad, debemos empezar el año haciendo un plan claro y ambicioso de metas personales y profesionales. Este plan debe contar con acciones y estrategias orientadas hacia los tres pilares del éxito profesional: las habilidades, destrezas, experiencias, logros y resultados, por un lado; los contactos y las relaciones, por otro; y, finalmente, la imagen y la reputación. Una buena manera de organizarse es respondiendo a preguntas como estas: ¿Cómo pienso actualizar este año mi perfil de habilidades, talentos y conocimientos para mantenerme empleable? ¿Qué cursos tomaré? ¿A qué congresos asistiré? ¿He evaluado mi perfil y mi carrera a la luz de mis metas de largo plazo? ¿Conozco realmente mis fortalezas y debilidades? ¿Cómo reforzaré mis ventajas competitivas? ¿Cómo reduciré la exposición de mis puntos débiles? ¿Tengo un 'coach' ejecutivo que me ayude a mejorar mi perfil en menos tiempo? ¿Está actualizado mi currículum vitae con logros y resultados? Seguir leyendo...

¿Y si pierdo mi trabajo?

Si acaba de perder su trabajo es muy importante que no trate de conseguir otro inmediatamente, que no haga llamadas innecesarias o que no se comunique con otras personas. Esto podría sonar extraño, pero usted debe esperar hasta que su enojo o amargura se hayan calmado y vea la situación desde otra perspectiva. Es importante esperar hasta que esté realmente preparado. Perder su trabajo puede haber sido más traumático de lo que usted reconoce aún. Aunque estar sin trabajo temporalmente es parte normal del ciclo laboral, para muchos esa pérdida causa un impacto similar al de la muerte de un familiar cercano. Evalúe todos los aspectos de su situación y trate de pensar calmadamente. No hacerlo significaría salir como una bala de cañón perdida y explotar sobre alguno de sus mejores contactos. Entonces, ¿qué dirá? ¡Nunca nada negativo, nunca! No relate la desgracia que le ha sucedido. A la gente no le gusta escuchar malas noticias y menos hablar con alguien resentido o amargado, o menos aún, con alguien desleal con su anterior empresa, tenga o no tenga la razón. Mostrarse como víctima no le hace tampoco ningún favor. Hable sobre su interés de hacer un cambio en su carrera y que aprovechará la oportunidad para experimentar algo nuevo. Sin embargo, existen muchas cosas que se deben hacer mientras se contemplan opciones futuras de carrera. Si su empleador le ha ofrecido un programa de outplacement o recolocación, contacte a su consultor de inmediato. Si no lo tiene, a continuación se citan algunas cosas a hacer y otras que no se deben hacer: Seguir leyendo...

Maneje su destino laboral

Hay seis preguntas claves que lo ayudarán a mantenerse empleable y a fortalecer su carrera. Hágaselas con cierta regularidad. ¿Sabe cómo contribuir a su empresa? La mejor estrategia para su carrera es el generar resultados. Mantenga altos estándares de desempeño y contribuya positivamente, de manera constante, ojalá cada día de la semana. Recuerde que no nos pagan por ir a trabajar sino por agregar valor. Registre sus contribuciones y el valor que agregó y téngalos bien presentes. Acumule logros y asegúrese que su contribución está alineada con las expectativas de su jefe. Hable con él y pídale retroalimentación. ¿Si su puesto estuviera disponible, se lo ofrecerían a usted? Conozca su valor hacia la empresa. Sepa el valor de su contribución. Cuantifique y califique sus logros, tanto en el trabajo como en actividades de responsabilidad social. Revise sus actitudes y su imagen dentro de la empresa. ¿Cómo lo ven? Genere confianza y tenga excelentes relaciones con todos, en especial con su jefe y sus subordinados directos. Piense qué dirían de usted si los llamaran a chequear sus referencias. ¿Qué haría si su trabajo desapareciera mañana? Averigüe dónde están las oportunidades. Conozca las tendencias de la industria, afíliese a organizaciones profesionales, gremios, revistas especializadas, asista a conferencias, desarrolle sus redes de confianza y establezca fuertes relaciones con personas de todo nivel. Relaciónese dentro y fuera de su empresa. Estas actividades le permitirán descubrir oportunidades y recopilar información sobre la industria y la realidad de su función. ¿Está constantemente aprendiendo? Amplíe sus habilidades. Al adelantarse a las necesidades de su organización y desarrollar sus habilidades de acuerdo a estas necesidades, usted solidificará su valor a la empresa. Aproveche los entrenamientos internos de su empresa, industria y grupos profesionales de apoyo. Si su empresa no invierte en capacitación, hágalo usted por su cuenta, que estar vigente en términos de habilidades y competencias es critico para su carrera. Pida nuevos proyectos que le permita desarrollar nuevas competencias, o solicite un asesor de carrera. Pida colaborar con otras áreas, aporte en nuevos proyectos, aprenda cosas nuevas. Intercambie entrenamiento con amigos de otras áreas. ¿Los gerentes más importantes de su empresa lo conocen y saben de sus contribuciones? Mantenga un buen nivel de visibilidad. Al generar resultados, comunicar sus contribuciones, ampliar su base de habilidades y mantenerse informado sobre las tendencias de su industria, tendrá éxito en generar una visibilidad profesional positiva. Busque mentores que confíen en usted, su capacidad y sus valores, que lo aconsejen y guíen. No se esconda en su cubículo. Sea sociable dentro de la organización, vincúlese con personas de otras áreas y departamentos. ¿Sabe hacia dónde va y cómo llegar? Haga un plan de carrera para tener más control sobre su futuro laboral. Al hacerlo, se posicionará de una manera que le permitirá aprovechar todas las oportunidades que el mundo de trabajo le ofrece a aquellos que manejan su propio destino laboral. Haga su plan, póngale pasión a su trabajo y además, ¡disfrútelo! Recuerde que nada vende más que el éxito: Planee tenerlo y trabaje duro para lograrlo. Seguir leyendo...

Empresarios de nuestra empleabilidad

Los años de experiencia de un trabajador en su empresa fueron considerados, durante muchos años, bienes de incalculable valor, llaves de seguridad que lo mantenían en su puesto, inalterable, por los años de los años. Hoy en día, sin embargo, nada ni nadie puede garantizarnos un puesto seguro: ni el más trabajador, ni el mejor conectado está libre de quedarse sin trabajo en cualquier momento. Las empresas cambian de estrategias y objetivos, de perfiles para los puestos o de accionistas y dueños con tanta frecuencia que ni el más capaz puede asegurar que el próximo año tendrá la misma posición. La “seguridad” se basa hoy en la calidad del trabajo, en la capacidad para adaptarse a los cambios e incluso de adelantarse a ellos, en la capacitación constante y en los deseos de hacer las cosas bien. Por tanto, manejar nuestra carrera como si fuera nuestro mejor negocio propio es la mejor manera (y única) de estar “seguros”, es decir, de mantenernos empleables. ¡Es convertirnos en empresarios de nuestra carrera! Seguir leyendo...