Foto: rjime3

QUÉ HACER FRENTE LA SENSACIÓN DE ESTANCAMIENTO EN EL TRABAJO

Muchas veces, uno se puede sentir estancado en el trabajo en el que se encuentra. Ya sea porque no vislumbra una mayor línea de carrera en la empresa o porque su trabajo actual ya no cubre sus expectativas. Este Día del Trabajo 2008 puede ser un buen momento para pensar en qué viene después, y poner manos a la obra en busca de la plena realización profesional.Analice
Primero, es necesario que tenga muy claro qué le gusta hacer, en qué es bueno y dónde puede contribuir mejor (es muy importante preguntarse si uno está agregando valor real a la empresa). Después debe buscar las razones de su probable estancamiento: razones externas y/o internas. Para definir las primeras, uno debe preguntarse qué es lo que ocurre en la empresa o en el sector en el que se encuentra que no le permite desarrollarse: ¿Mi empresa crece lo necesario como para poder crecer con ella? ¿Es el sector económico suficientemente dinámico? ¿Es mi jefe es lo suficiente proactivo para motivar el crecimiento de todo el personal?

El siguiente paso es mirar su entorno cercano, analizar el perfil de las personas que están creciendo laboralmente en la misma empresa. Es una señal de alerta cuando sus subordinados llegan a puestos equivalentes al suyo, o peor aún, superiores, sin haber una mejora en el puesto propio. En este sentido, pregúntese si tiene buena reputación en la empresa, si cumple con su trabajo mejor de lo que le piden, si contribuye con logros significativos, si cuenta con los contactos adecuados dentro y fuera de su área, si tiene un buen perfil de liderazgo y si tiene las habilidades que se requieren para subir. Para esto, es muy útil pedir feedback a sus superiores, pares y subordinados, así como a sus mentores e ir buscando críticas constructivas que le den una mejor visión de sí mismo.

Actúe
Una vez que se realizó el análisis, debe decidir si (i) se queda en la empresa, (ii) cambia de empresa o de rubro o (iii) pone un negocio propio. La última alternativa es muy arriesgada para una persona que lleva muchos años de dependiente, pues puede no tener un perfil empresarial. Debe tomar en cuenta que una vez que uno pasa a ser independiente regresar a la dependencia es muy difícil. Solo el 15% de los ejecutivos que pasan por un proceso de recolocación terminan eligiendo el negocio propio como mejor alternativa. Sin embargo, si se cuenta con la experiencia necesaria en la línea de negocio que elige, si tiene el perfil adecuado, los contactos y los recursos y una enorme capacidad para manejar el estrés, la experiencia puede ser exitosa.

Si se elige la alternativa de quedarse en la empresa, en cambio, usted debe prepararse para crear o recuperar el perfil que está buscando la empresa para cargos más importantes o retadores. Estudiar, aprender habilidades y competencias o desarrollar un perfil de liderazgo pueden ser claves. ¡Contribuir al resultado de manera clara y concreta es vital! Una vez que tomó la decisión de seguir, es necesario tener una conversación franca con su superior y comunicarle su ambición por asumir mayores retos y responsabilidades en la empresa. Muchos se sorprenderán de lo buena que resulta esta comunicación directa.

De otro lado, si se decide que se quiere cambiar de empresa o si luego de exponerle sus inquietudes a sus superiores no se siente satisfecho con la respuesta, uno debe buscar un trabajo nuevo sobre la base del análisis interno (¿qué es lo que uno quiere y está preparado para hacer? Recuerde que si uno no está satisfecho en su trabajo, o no tiene el talento necesario, difícilmente lo hará bien durante ocho o más horas al día, por cinco días a la semana). Entonces, si se ha decidido por un nuevo empleo, uno debe identificar las oportunidades escondidas en las empresas objetivo, sin descuidar por supuesto su trabajo actual. Para esto, no es necesario tener contactos en altos puestos, basta con gente de suma confianza con la que se haya trabajado anteriormente, por ejemplo, proveedores, clientes, ex colegas o compañeros de estudios, etcétera. El gran reto es manejar la confidencialidad: no es una buena estrategia que todos sepan que está buscando un nuevo trabajo. Por otra parte, recuerde que es más fácil conseguir un nuevo trabajo estando en uno, que no teniendo ninguno. Pero es clave trabajar muy bien hasta el último día, no solo porque es lo correcto y lo profesional, sino porque debe cuidar su imagen y reputación ¡hasta el final!

Recuerde, quedarse atrapado en un trabajo en el que uno no crece o no está contento o estimulado puede hacer que su carrera se trunque para siempre. La mala reputación en el trabajo, producto del malestar generado por el estancamiento, se convierte en un círculo vicioso. Tome en cuenta que la mejor estrategia es un cambio de actitud personal, agregar valor permanentemente, cuidar su reputación, vivir con integridad, mantener sus habilidades y competencias vigentes y cultivar y mantener una buena red de contactos.