10 de abril del 2020 °C
Administra tu carrera y tu marca personal

La carrera y la vida personal

Conozco a un ejecutivo particularmente exitoso y muy completo. Tiene muy claras sus prioridades en la vida y trata de vivir de acuerdo a ellas. Su carrera profesional siempre ha sido ascendente y él la disfruta plenamente, pero se preocupa mucho de encontrar balance entre su desarrollo profesional, su vida personal y familiar, su salud física y mental, y sus valores espirituales. Él no descuida el equilibrio en una fórmula que parece casi imposible de lograr, pero que es la clave para su éxito como profesional y, más importante aún, como ser humano. Hasta hace unos años, la “variable” vida personal no era siquiera considerada en las evaluaciones a los ejecutivos. El “trabajólico” era visto como el modelo de ejecutivo ideal: siempre dispuesto a trabajar más que nadie, siempre presente en la oficina y totalmente dedicado a su trabajo. La lealtad se definía, además, en función no solo de ser capaz de entregar la carrera entera a la empresa, quien a cambio de trabajo seguro se reservaba el derecho de asignarnos funciones muchas veces ajenas a nuestros talentos básicos o intereses de desarrollo profesional. Seguir leyendo...

¿Era solo un trabajo?

Una amiga que vive en el extranjero me llamó preocupada. Su esposo está sin trabajo y ella no sabe cómo ayudarlo. Lo ve cabizbajo, tenso y de muy mal humor. Les está costando comunicarse y a veces terminan discutiendo por cosas sin importancia. Ella tiene sentimientos ambivalentes. A ratos siente rabia por la situación: su marido siempre trabajó mucho por la empresa, incluso dejó de lado eventos familiares, pero eso no sirvió de nada. Ella siente que los han traicionado, aunque a veces lo mira pensando: "¿Qué habrá pasado para que lo saquen a él?". "¿Qué hago -me dijo-, cómo manejo la situación y, sobre todo, cómo lo ayudo?". Lo primero que se me ocurrió fue explicarle que, más allá de una fuente de ingresos, el trabajo nos define como profesionales y como adultos. Nos da una identidad y nos vincula con una comunidad. Nos proporciona foco y estructura. Seguir leyendo...