Un alto ejecutivo, al que estamos asesorando para replantear su carrera y continuar su vida profesional, cuestionaba ardientemente el tema de la lealtad profesional.

Él, que fue recientemente despedido de la organización donde trabajó por más de una década, siempre asumió que su lealtad sería reconocida y premiada con seguridad laboral de por vida. Nunca pensó (ni nadie le sugirió que lo hiciera) en términos de contribución al resultado, ni valor agregado. Asistió a trabajar puntualmente todos esos años sin pensar demasiado en objetivos personales como su desarrollo personal o su red de contactos. Hoy, con pocas habilidades vigentes, sin experiencia en márketing personal y una red de contactos limitada, se siente traicionado y enojado.Y con mucha razón. En el paradigma anterior, donde la lealtad se premiaba con seguridad, conceptos como empleabilidad, administración de carrera y lealtad con uno mismo eran vistos como deslealtades potenciales. Así, se asumía que la empresa se preocuparía de nuestra formación y desarrollo profesional, y con algo de suerte, daría dirección a nuestra carrera hasta la jubilación. Entonces, pensar en términos de nuestra carrera, de la venta de nuestros servicios profesionales y del potencial de mercado de nuestras habilidades y fortalezas, amenazaban el sistema como tal.

Nuestro ejecutivo en cuestión trabajó protegido y seguro, pero esas falsas seguridades lo adormecieron y volvieron obsoleto. Abdicó al control de su carrera, abandonó su desarrollo y dejó de crecer mientras otros, exigidos por la modernidad o la competencia, se mantuvieron vigentes y competitivos. Jamás hizo un currículum vitae para registrar sus avances profesionales o pensar estratégicamente en el desarrollo de su carrera (siempre creyó que el currículum sirve solo para buscar trabajo). Nunca contempló los aspectos políticos de su cargo. Es más, equivocó su enfoque en la búsqueda de su satisfacción personal, ya que no comprendió que se debía a sí mimo encontrarla también en el trabajo. No supo reconocer que su “felicidad profesional” es también condición esencial para el éxito profesional.

Sucede que hoy, los ejecutivos exitosos definen su carrera en función de poder hacer aquello que gustan de hacer y hacen bien, alineando sus intereses y valores con los de la organización. Para eso analizan con seriedad su carrera, sus fortalezas, sus debilidades, sus competencias ejecutivas y sus habilidades gerenciales. Y las mejoran permanentemente, asociando el éxito de su carrera al éxito de la empresa donde trabajan y, por supuesto, a su satisfacción personal.

Nunca he conocido a algún triunfador que deteste hacer su trabajo o que no sepa claramente definir lo que es importante para sí mismo, con una escala de valores, prioridades, metas y objetivos claramente definida.

Actualmente, nuestro amigo ejecutivo ha hecho una evaluación a fondo de sí mismo y de su carrera. Sabe lo que le gusta y en lo que es bueno; ha aprendido a profundizar sus competencias ejecutivas para mantenerse vigente y a expresar sus habilidades y destrezas en términos de logros y resultados. Piensa en términos de elevar permanentemente su nivel de empleabilidad y está trabajando sobre sus debilidades y sus fortalezas para seguir creciendo profesionalmente.

Ahora él ya sabe que ser leal a su empresa empieza por ser leal a sí mismo. Sabe que esa es la mejor manera de contribuir exitosamente al desarrollo común: el suyo y el de la organización que compra sus servicios profesionales.

Sobre CADE Universitario 2009…

Agradezco a todos aquellos que consultaron sobre CADE Universitario 2009. Les envío la siguiente información respecto al evento:

Tema: “Liderar… Mi Vida, Mi Carrera, Mi País”
Dirigido a: Jóvenes líderes que cursan el último año de estudios y que pertenecen al tercio superior de su facultad, de todas las carreras y universidades del país.
Fecha: del 28 al 30 de Mayo
Lugar: Escuela Naval de La Punta

Los invito a visitar el nuevo portal: www.cadeuniversitario.com, donde encontrarán más información sobre las inscripciones y podrán además registrarse online. Además, encontrarán las innovaciones que trae este evento.

Recuerda que es requisito para participar que la inscripción sea avalada por tu universidad.

¡Anímense, no se pierdan la oportunidad de participar!

Inés