Una reflexión dirigida a las mujeres profesionales: Todavía -por lo menos en nuestro país- el ser mujer que trabaja es una ventaja competitiva. Tenemos la reputación, bien merecida, de ser muy trabajadoras, dedicadas y honestas.

Lea también: Ejecutivas: hacia el éxito personal y laboral
Y vea: Cómo ser una mamá ejecutiva y no morir en el intento