Flirtear con un compañero del sexo opuesto en la empresa donde trabajamos puede ser muy arriesgado e incluso podría generar daño a nuestra reputación de profesional serio y confiable para futuras referencias.