Las buenas relaciones con los demás empiezan con la virtud llamada cortesía. Llevar los problemas de la casa a la oficina o imponer a otros nuestra mala cara por los problemas que pudiéramos tener es un mal negocio que incomoda y afecta a todos, en especial a uno mismo!