Hay personas tienden a andar por la vida sin sonreír, y en esta falta de sonrisa puede transmitir un mensaje de no aprobación hacia nuestro interlocutor, por lo que, sin quererlo, podemos hacerlo sentir mal.