La actitud hace toda la diferencia, es un hecho. Como dice una conocida frase; “uno no puede cambiar la cara que tiene, pero sí la cara que pone”. No juguemos en contracorriente y aprendamos a vivir con ‘buena cara’ y porque no, a hablar sonriendo. Una actitud positiva nos traerá muy buenos resultados a nuestra vida laboral.