Aceptar nuevas ideas, adaptarse a los requerimientos del lugar en el que nos desempeñamos y principalmente a los cambios es en definitiva una virtud que te puede ser muy útil. El amoldarse no es una cuestión de edad, sino de actitud. Aprende aquí lo provechoso que puede ser esto en tu vida laboral.