En el Perú ya hay escasez de talentos. Ese es el cambio más importante en el mercado laboral: hoy el mercado es de los talentos. Y son ellos quienes tienen la sartén por el mango a la hora de decidir dónde trabajar, dónde seguir trabajando o cuándo irseLas empresas competitivas lo comprenden así. Saben que, imperativamente, necesitan de gente de primera y de talentos para cumplir sus metas y objetivos. Sin ellos no se logran los resultados por más capital o inversión que se destine. Saben que son las personas, especialmente las más capaces y comprometidas, las que hacen que las cosas pasen, logrando los resultados deseados.

El reto de las empresas es entonces, obviamente, convertirse entonces en atractivas para la mejor gente del mercado. Para que esos talentos quieran trabajar en ellas y se quieran quedar, más aun cuando otras empresas -especialmente sus competidores- se los quieren quitar.

No puedo evitar sonreír frente a este escenario. Y es que hasta hace poco tiempo muchas empresas (incluso algunas grandes y exitosas) todavía pensaban que las personas casi debían agradecerles el trabajo. Y nada hacían más allá de lo normal y corriente para atraerlos, motivarlos y retenerlos.

Hoy las empresas también se saben bajo el escrutinio de sus propios trabajadores, especialmente de los jóvenes talentos que buscan encontrar coherencia entre lo que los líderes de la organización dicen públicamente y lo que de verdad hacen…

Quizá por eso hoy las empresas no solo deben ser ejemplares, como les dice Carlos Heeren de Apoyo sino también deben poder demostrarlo con convicción en un esfuerzo sostenido en el tiempo. Y para eso nada mejor que las distintas certificaciones, reconocimientos y distintivos hoy disponibles para acompañar sus marcas y logotipos.

Los talentos quieren trabajar en empresas que pueden demostrar que verdaderamente les importa su gente. Quieren saber si la organización es un buen empleador y cumple, por ejemplo, con todas las normas laborales y los procedimientos y prácticas modernos de administración de RRHH (pertenecer a Asociación de Buenos Empleadores ABE es una buena forma de decirlo). Quieren saber si son buenos lugares para trabajar (por ej. según el GPTW Institute)

Quieren saber si la empresa es socialmente responsable, si cumple y reporta sus compromisos con sus accionistas pero también con sus trabajadores, clientes, proveedores, el medio ambiente, con la comunidad que su accionar impacta y, por supuesto, sus compromisos legales. Quieren saber si sus negocios son sostenibles y sustentables y si tienen proyectos de responsabilidad social que hagan sentido con el foco del negocio, que no solo sean artilugios publicitarios. Y para eso miran si buscan comprometerse públicamente con la sociedad mediante el Distintivo ESR de Perú 2021, la ISO 14000 o firmando el compromiso del Pacto Global de la ONU.

Los talentos quieren asociar sus marcas personales con marcas valiosas que hagan sentido con sus proyectos de carrera. Con marcas de organizaciones que sean buenos ciudadanos corporativos y que tengan una buena reputación con todos los galardones del caso. Con empresas y empresarios que sean fundamentalmente respetuosos de su gente y de su entorno. Quieren trabajar con líderes socialmente comprometidos a quienes puedan admirar no sólo por los resultados que generan sino por su ética y sus valores. Dicho todo esto, solo queda una pregunta ¿querrán trabajar en tu empresa?