Muchos están más que comprometidos con el lugar o con la marca de donde trabajan y eso es muy bueno. Tienen bien puesta ‘la camiseta’ de la organización en la que laboran. Sin embargo, ¿continúan construyendo su propia marca personal? Muchos han olvidado que este concepto es fundamental para el desarrollo y el futuro de su carrera.