En nuestro país mucha gente olvida o evita dar las gracias, tanto en el ámbito personal como en el laboral. El ser agradecido no solo demuestra la cortesía y educación de una persona, también puede convertirse en una ventaja competitiva. Y tú, ¿sabes agradecer?