Saliste de tu trabajo recientemente y en las entrevistas de trabajo te preguntan por qué te fuiste de tu anterior puesto. Te dan unas enormes ganas de despacharte en contra de quien quizá te hizo la vida de cuadritos: tu ex jefe. Detente. Aquí te contamos por qué esta práctica podría perjudicarte y tanto.