30 de mayo del 2020 °C
Administra tu carrera y tu marca personal

11 formas de inspirar

11 formas de inspirar

1. Me inspiran quienes sienten entusiasmo por su trabajo, su vida o su familia y me contagian ese entusiasmo y esa buena energía. ¡Estar con gente apasionada por lo que hace me hace sentir bien y me da el ejemplo que necesito para también yo entusiasmarme y esforzarme por lo mío! 2. Me inspira quien es capaz de mostrarme posibilidades para mí o para mi futuro que yo no había visto, que no me creía capaz de alcanzar o que nunca me atreví a soñar o esperar. ¡Esa inspiración es muy poderosa y se convierte en el gran motor de... Seguir leyendo...

Las tres preguntas del líder

Imagínate que eres un líder, o un supervisor. Tienes gente a tu cargo, te tienes que preocupar que ellos trabajen lo mejor posible, de que estén contentos y motivados, que hagan bien su trabajo, y que por lo tanto las cosas funcionen para todos. Hay algunas preguntas que son fundamentales para que la relación jefe-supervisor, o líder-liderado, funcione mucho mejor. Son preguntas que ojalá las pudiéramos hacer siempre en nuestra vida de trabajo. La primera es preguntarle a la persona ¿qué reto tienes por delante? Cuando uno pregunta sobre reto, estás preguntando sobre problema u oportunidad, es decir; por la respuesta ya puedes darte cuenta si la persona está estresada o si la persona ve oportunidades, maneras de hacer las cosas mejor. Luego, se debe preguntar ¿qué problema tienes para cumplir este reto? Y la pregunta probablemente más importante es ¿en qué te puedo ayudar yo? Seguir leyendo...

Nuestro lado cálido en el trabajo

Nuestro lado cálido en el trabajo

Hace algún tiempo escribí sobre el impacto de la calidez en nuestra capacidad para influir, impactar y liderar. Me basé en diversos estudios publicados en la revista Harvard Business Review en el número de julio agosto 2013. El tema me fascina y es de esos sobre los que uno tiene muchas opiniones e intuiciones, hasta que la data y la investigación científica te da la razón (¡o te la quita por completo!). En mi trabajo nuestro día a día está abocado a ayudar a las personas a mejorar su capacidad de impactar positivamente, influir y... Seguir leyendo...

Cómo decir "me voy"

El tema de hoy, es un poco polémico: cómo decir "me voy". Pero es que cuando uno renuncia a un trabajo, es muy importante que lo haga bien. La vida da vueltas y uno nunca sabe cuándo va a tener que estar sentado frente al jefe al que hoy le estamos renunciando, en una situación distinta. La renuncia tiene que estar muy bien preparada. No puede ser jamás fruto de un mal momento, de una pelea, una discusión o sentirse mal. Una renuncia emocional, siempre termina mal para todas las partes. Hay que actuar responsablemente hasta el último instante. Y eso pasa por pensar: ¿en qué momento estoy renunciando? ¿cómo está la compañía ahora? Pensar en cómo mi partida puede afectar en algo a la organización. Luego, hay que pensar a quién debemos entregarle la renuncia. Lo natural, normalmente es hacerlo con el jefe directo, a quien reportamos. A veces las relaciones no son tan buenas y quizá por eso uno se quiera ir. Pero hay que tener claro que el momento de la renuncia no es para tomar venganza, ni decirle al jefe todas las cosas que no le dijimos en el pasado. Es un momento de comunicar una decisión profesional tomada, la cual tiene que ser ejecutada buscando dañar lo menos posible la organización. Seguir leyendo...