Hoy día vamos a hablar de fortalezas. En una entrevista de trabajo, una de las principales preguntas que siempre van a hacer es: hábleme de sus fortalezas. Y si no nos hacen la pregunta, tratemos de llegar a ella de todas maneras. Hablar de nuestras fortalezas es la oportunidad que tenemos de vender positivamente nuestros servicios profesionales. Pero, hay que prepararse muy bien antes de hacer esto. La mejor manera de prepararse, es hacer una lista de aquellas fortalezas que uno realmente siente que tiene. Aquellas cosas en las que sabe que es bueno, aquellas cosas que le gusta hacer, que sabe que hace mejor, aquellas cosas que le han dado experiencias gratas. Pero, lo más importante de hablar de las fortalezas, es que puedan estar sustentadas con ejemplos, historias, logros y resultados. De manera tal que uno puede demostrar que estas fortalezas generan un valor agregado para la organización, contribuyen, agregan para el equipo y los que trabajamos. Entonces hay que hacer una lista y estar preparados para sustentar cada una de nuestras fortalezas con por lo menos dos o tres ejemplos de logros. Idealmente se deben tener claras cinco o seis fortalezas, ojalá las llegue a mencionar todas, no siempre es posible.