No hay nada más difícil que hablar de uno mismo en una entrevista de trabajo. A la temida pregunta de “háblame de ti” o “cuéntame de lo que haz hecho”, el momento ese en el que nos pasan el micro, literalmente, para tener que hablar de nosotros es un momento en el que la mayor parte de las personas tiemblan. Y tiemblan básicamente porque no se han preparado, no tienen un argumento claro de qué van a decir de sí mismos. Les doy algunas ideas rápidas de qué cosas decir y qué no decir cuando uno habla de si mismo. Hay algunos errores que sí son fatales; el primero es usar adjetivos, calificarse. Obviamente si uno se califica con buenos adjetivos no queda bien porque puede sonar soberbio o poco sencillo. Y también, calificarse con adjetivos negativos es un suicidio. Porque acuérdense, las personas nos creen la mitad de lo bueno que decimos de nosotros, y nos creen el 100% de las cosas malas que decimos de nosotros. Otro error que escucho en personas, es cuando la gente habla de sí misma en tercera persona.