Hace poco me preguntaban, ¿cómo hace uno para combatir los nervios en una entrevista de trabajo? Porque claro, cuando uno realmente quiere el trabajo o lo necesita, es muy fácil ponerse nervioso: que te suden las manos, que te olvides lo que sabías decir, que te sientas intimidado, que te den esos ataques de inseguridad que nos dan a veces y que los nervios nos hagan pasar un mal rato. Hay algunas formas de controlar los nervios, primero daré las ideas más prácticas. Si puedes hacer ejercicio antes de la entrevista, el hacer deporte ayuda a calmar un poco el estado de estrés en el que se pueda estar. Tampoco tanto para estar exhausto, pero si media hora o una hora en el gimnasio o caminar o correr hace bastante bien. Segundo es prepararse. Si tu sabes que estás bien preparado, que has revisado tus preguntas difíciles, has investigado a fondo la empresa, has mirado el LinkedIn de las personas que te pueden entrevistar, has repasado tu currículum, etc. Si te sientes bien preparado, las posibilidades de tener nervios, que siempre pueden existir, por lo menos estarán mas controladas.