En el año 2004, Hironobu Sakaguchi (el creador de la saga Final Fantasy) se distanció de Squaresoft (ahora SquareEnix) y fundó la productora de videojuegos Mistwalker junto con otras personalidades de la industria. Lo que causó interés fue que dicha compañía tenía el soporte financiero de Microsoft.

Mistwalker ha estado desarrollando varios proyectos interesantes, pero los más esperados eran sin duda los tres títulos que prometieron para Xbox 360: Cry On (aún en desarrollo y sin fecha de lanzamiento), Blue Dragon (que salió hace varios meses y decepcionó a muchos a pesar del excelente equipo con el que contó) y Lost Odyssey, del que tratará este artículo. Lost Odyssey se presenta como un clásico RPG japonés, con un look muy parecido a los últimos Final Fantasy (X, XII y el próximo XIII) en el diseño de los personajes y con una banda sonora a cargo de Nobuo Uematsu (el mismo que se encargó de los Final Fantasy y Blue Dragon) que será una delicia.

La historia que nos trae es acerca de las aventuras de Kaim, un hombre que ha vivido más de 1000 años y al cual controlaremos a lo largo de varias generaciones en un entorno sumamente industrializado, en el que se verá envuelto en problemas políticos dentro de los tres grandes reinos que pueblan el mundo. Asimismo, encontraremos numerosos giros dramáticos que se darán a lo largo de 4 DVD.

El sistema de juego es similar a cualquier RPG japonés: controlaremos a un personaje a lo largo del juego y al momento de las peleas se nos unirán otros dos, que escogeremos dentro de un grupo de varios personajes que se nos unirán a lo largo de la historia. Las peleas tendrán elementos mágicos y se tendrá un mecanismo de incremento de daño en cada ataque similar a lo que se vio en Final Fantasy VIII,  donde se tenía que accionar un botón en el momento precisio para ser más efectivo.

El juego ya salió en Japón hace un mes y su lanzamiento en Estados Unidos será el 12 de febrero (con voces en inglés y con opción para tenerlas en japonés). Lost Odyssey es el gran consuelo que Microsoft nos da al no tener la saga Final Fantasy en su catálogo. Esperemos que el resultado final nos deje más que satisfechos. Aquí elgameplay de la versón japonesa.