Uno de los primeros juegos de estrategia que tuve fue Age of Empires II. Me quedé enganchado desde el principio con la campaña tutorial de William Wallace, en la que me enseñaban las cosas básicas de cualquier juego de estrategia. Terminé algunas campañas más pero como en ese entonces no tenía Internet  ni tampoco una red en mi casa para jugar con alguien más, lo dejé después de un tiempo.

Años más tarde, con el boom de las cabinas, volví a jugar Age con mis amigos y también a través de Internet. Las partidas solían ser memorables (algunas eran larguísimas) y empecé a especializarme con los Hunos. Me gustaba bastante esa civilización porque no necesitaba construir casas (algo que siempre olvidaba con otras) y sus unidades especiales (los tarkanes) eran bastante fuertes contra edificios. Otras civlizaciones que me gustaban eran los bizantinos, los francos y los ingleses.

Pero, ¿qué tiene este juego de estrategia que lo hace tan especial? Creo que mucho de su éxito está en la simpleza de su sistema de juego. Nada de niveles ni accesorios para héroes, la facilidad para resurgir luego de un ataque masivo a tu ciudad, el excelente sistema de contra-unidades (por ejemplo un lancero le ganaba a un caballero) y el buen uso del comercio dentro del juego. Quizás por eso todavía se juega bastante en las cabinas, aún cuando ya haya salido la tercera entrega de la saga.

Acá un video de la campaña tutorial, especial atención con los sonidos de los aldeanos al seleccionarlos… un clásico.