Hace unas semanas reseñé este juego para Escape, pero dado que nació a raíz de un mail de un comentarista, me parece que también debería estar acá. Más detalles sobre este juego muy parecido a Counter Strike, en el salto. 

Los juegos en línea gratuitos suelen caracterizarse por su sencillez. Sin embargo, Combat Arms destaca por la cantidad de opciones que ofrece y sin cobrar nada a cambio. Se trata de un gatillero en primera persona que se asemeja mucho a otro título del género, Counter Strike, pero le añade nuevas características como una comunidad de miles de personas y nuevos modos de juego. Sus creadores, que también ofrecen otros juegos en línea gratuitos como Maple Story, Sugar Rush o Audition, aseguran que nunca cobrarán por la experiencia.

Para empezar a jugarlo se tiene que descargar el juego de la página oficial de Combat Arms. Luego, hay que registrarse e ingresar con nuestro usuario dentro del juego. Ahí se nos abrirán opciones como ingresar a un mapa de juego, comprar armas y accesorios o simplemente conversar con otros usuarios que están conectados.

Existen varios modos de juego, uno de ellos es el clásico duelo entre dos bandos, que acabará cuando un equipo consiga cierto número de muertes a su favor. También está el modo “Captura la bandera” en donde se debe resguardar uno de estos objetos por el máximo tiempo posible.

Luego de cada encuentro, el jugador recibirá una determinada cantidad de puntos de experiencia que le permitirá utilizar mejores armas y habilitar opciones dentro del juego, como la posibilidad de unirse o de crear “clanes”, que son comunidades de jugadores. Asimismo, tras cada encuentro reciben dinero virtual, que puede ser gastado en armas, chalecos antibalas, cascos, accesorios y otros artículos, los cuales son útiles por cierta cantidad de tiempo en la vida real.

Los gráficos están muy bien logrados, y no tiene nada que envidiarle a otros juegos del género. No obstante, se necesita una buena conexión a Internet para evitar saltos  debido a la constante actividad que requiere.