En este nuevo foro del blog, el tema que les presento es el de la piratería en los videojuegos, justo tras el anuncio por parte de un hacker que ha logrado entrar al sistema del PlayStation 3, lo cual podría generar una serie de modificaciones caseras al software de la consola.

Empezaré por contarles cuál ha sido mi relación con la piratería. En las primeras consolas que tuve, el NES y el Super Nintendo, no recuerdo haber comprado juegos “bamba”, como se les decía en esa época, aunque sí recuerdo haber recibido juegos japoneses a los que tenía que cortarles cierta parte de la base para que entren en la consola. Con la llegada del Nintendo 64, los precios empezaron a subir (o quizás fue que recién me daba cuenta del costo de los juegos) y luego de un tiempo con pocos títulos qué disfrutar en esa consola, decidí venderlo y comprarme un PSX, que como me habían dicho, tenía juegos mucho más baratos que el 64.

Y sí, los juegos eran mucho más baratos. No recuerdo exactamente el precio, pero probablemente estaban rondando los 10 o 15 soles como mucho. Y el catálogo era gigante. Gracias a ello pude conocer series como Metal Gear, Resident Evil o Gran Turismo. Creo que no sabía de ningún amigo que tuviera solo juegos originales para la consola, y los únicos que veía eran porque alguien los traía de los Estados Unidos.
El tiempo pasó y llegó el PlayStation 2. En el momento de su salida no se había encontrado la forma para hackear el sistema y solo se podían jugar juegos originales. Por eso y como no podía esperar, compré algunos originales, como Final Fantasy X. Sin embargo, meses más tarde, se encontró la forma de liberar el sistema y la historia del PSX se repitió con el PS2. Hasta este momento, vemos que no había ninguna “diferencia” entre jugar con una copia o con un original, ambas versiones daban los mismos beneficios y la decisión solo pasaba por una inquietud moral.
Sin embargo, con la llegada de la nueva generación de consolas, la situación cambió. Si bien el Xbox 360 fue hackeado casi de inmediato, lo mismo no sucedió con el PlayStation 3, que  tuvo que esperar más de 3 años hasta que alguien logre descifrar el sistema de la consola. Además, los beneficios que brindaba tener juegos originales eran muchos, ya que permitían el juego en línea, actualizaciones constantes y formar parte de una comunidad de jugadores. Ahora la decisión era más difícil y muchos optaron por quedarse con el PlayStation 3 (o el Xbox 360) y sus juegos originales, otros con el Xbox 360 y sus juegos baratos y otros, como yo, con ambas consolas. 
El tema de la piratería en los juegos de PC también es bastante fuerte, pues las conexiones cada vez más rápidas hacen que podamos bajar un juego en cuestión de minutos u horas, a lo mucho. Sin embargo, con la salida de tiendas digitales como Steam, se han abierto más posibilidades para los jugadores que quieren ser “legales”, con descuentos (a veces increíbles) y otros beneficios importantes.
En Santa María, la ciudad brasileña en la que estoy actualmente, la piratería de videojuegos y películas está en muchas de las esquinas del centro, en puestos en los que se pueden encontrar títulos de PlayStation 2 a tan solo 5 reales. Pero bueno, creo que ha sido una larga introducción para el debate, ¿qué piensan ustedes sobre la piratería?