Cuando estaba entrando a secundaria, una de las modas que invadió las aulas de clase (o al menos para los que tenían nociones de Internet y de computadoras) fue la de los juegos de navegador. En este post les comentaré un poco sobre los que llegué a jugar, y espero que compartan con la comunidad los suyos.

Un juego de navegador es, como su nombre lo indica, un juego que puede jugarse desde cualquier browser. Los más populares y a los que estoy haciendo referencia acá son aquellos con algunos elementos de los clásicos juegos de rol. Por ejemplo, podíamos estar a cargo de un territorio y teníamos que desarrollar su agricultura, ganadería, etc; y luego debíamos formar un ejército lo suficientemente poderoso como para derrotar a nuestros vecinos y ganar más tierras. Todo esto sin gráficos vistosos de por medio, bastaban tablas con números y uno que otro dibujo genérico.
A pesar de ello, eran realmente adictivos. Uno de los primeros que jugué (y que continúa vigente) fue Utopia. En él nos hacíamos cargo de un reino (que podía ser humano, elfo, enano, etc.) y a la vez pertenecíamos a un Imperio. De esta forma, podíamos trabajar en equipo con nuestros vecinos y realizar ataques conjuntos a reinos enemigos. Todas estas coordinaciones se hacían a través del foro del juego o por el ya entonces popular messenger. Habían elecciones al inicio de cada temporada para elegir al Rey del Imperio y al finalizar, cada uno obtenía un puesto en la tabla de colocaciones general. Lo habré jugado por un año, más o menos.
Otro juego bastante popular, aunque no llegó a atraparme del todo, fue King of Chaos. Si bien mantenía la misma esencia que Utopia, se necesitaba demasiado tiempo para estar pendiente de nuestros ejércitos y nuestra población. Esto significaba entrar a Internet cada 1 o 2 horas y realizar las modificaciones necesarias para llevar a cabo nuestros objetivos. La comunidad era bastante fuerte y necesitabas responder rápidamente los mensajes que te enviaban. Poco a poco veía como mis amigos entraban a este vicio hasta que llegó uno nuevo, que sería el precursor de una nueva modalidad en los juegos de rol actuales (al menos en nuestro país): Mu Online. Aunque esa es otra historia.
Estos fueron tan solo dos de los juegos que más recuerdo de esa época y que aún continúan entre los más jugados en Internet. Sin embargo, hace poco me enviaron un mail sobre el juego ERepublik (también un juego de navegador) en el que uno pertenece a una república de la realidad y debe ayudarla para ser la más poderosa. Me dijeron que el Perú actualmente es una colonia de Dinamarca y que necesitan más ciudadanos para alcanzar la ansiada libertad. ¿Se animan a ayudarlos? ¿Qué piensan sobre este tipo de juegos? ¿Recomiendan alguno?