Quizás lo más más emocionante para mí en estos días sea haber estado en la conferencia de Sony. Hace un año la estaba viendo por streaming y nunca me hubiera imaginado que doce meses más tarde estaría sentado en el Shrine Auditorium viendo en pantalla gigante los mayores estrenos de Sony.

La conferencia empezaba a las 12, pero llegamos más temprano para evitar problemas. Los organizadores nos repartían refrescos y bocaditos mientras observábamos a algunas personalidades, como Jack Evans, de Naughty Dog (Uncharted). Finalmente, las puertas se abrieron a la hora y entramos al teatro. Las luces se apagaron y el show comenzó.
Lo primero que se presentó fue lo que más me llamó la atención: Killzone 3 en 3D. Así de directo fue el tema. Nos pusimos los lentes 3D que nos dieron y vimos dos secuencias extraordinarias de gameplay en 3D. Hasta lo que he visto hasta el momento, el juego del E3. No solo se ha mejorado el sistema de combate, que se siente menos tosco, sino que las inclusión del jet pack le da una nueva dimensión al título. La ovación fue unánime. El juego estará disponible desde febrero.
Luego se continuó el énfasis en los juegos en 3D para el PlayStation 3. Se habló de Gran Turismo 5 (que finalmente saldrá el 2 de noviembre), Mortal Kombat, un juego de béisbol, Crysis 2, entre otros. Sony planea hacer con el 3D lo que hizo con el Blu Ray hace unos años.
Después de esto se mostró el otro punto fuerte de la conferencia: el PlayStation Move. Los juegos mostrados fueron uno de la serie de Tiger Woods y otro llamado Sorcery, que me sorprendió por el excelente manejo que se otorga al utilizar el nuevo control de Move. El juego se asemejaba mucho a los de Harry Potter, pero con un mejor manejo que los de la saga del joven mago.
Tras esto, entre bromas de Jack Trenton, Kevin Butler y algunos ejecutivos de Sony, se presentaron juegos como Little Big Planet 2, Dead Space 2, Medal of Honor, Assassin’s Creed 2: Brotherhood o el esperado Final Fantasy XIV. Sin embargo, lo que nadie se esperaba llegó de la mano de Valve: Portal 2. El tráiler mostrado fue espectacular y nos dio una muestra de lo que se tratará de hacer con esta secuela, un mayor dinamismo a la hora de completar los acertijos.
Para cerrar, se apagaron las luces nuevamente y un payaso malévolo apareció en la pantalla. Twisted Metal tendrá una secuela para el PlayStation 3 y el demo mostrado (luego de que bajaran los diseñadores del título de un camión que entró al escenario) nos daba la idea de que se mantenía la esencia de la serie.
Con esto se cerró la conferencia de Sony y nos dirigimos al showfloor, que finalmente había abierto sus puertas. En unas horas les envío mis primeras impresiones de diversos juegos. Estaré posteándolas a lo largo del día.