El único juego que me compré en mi viaje a Los Ángeles fue God of War Collection. Fue una compra instantánea, luego de encontrar el pack que venía con un Dual Shock 3 rojo. Esto motivó que vuelva a jugar la aventura de Kratos luego de algunos años. ¿Por qué uno vuelve a jugar un título?

He “rejugado” pocos juegos. Quizás el más significativo fue Final Fantasy VII, que volví a jugar prácticamente después de haberlo terminado por primera vez. Y no es un juego que se termina en diez horas. Aquella vez, conseguí varios Summons y especies de Chocobos que no había obtenido la primera vez. Me demoré un poco más, pero me sentía más cómodo en el juego y sabía qué era lo que me faltaba explorar. Creo que muchos han vuelto a jugar este título, que es uno de los mejores de la historia. Es más, eventualmente Square Enix se animará a sacar el remake para el PlayStation 3 y estoy seguro que venderá millones. Actualmente estoy tentado en comprarme el juego en la Playstation Store y jugarlo por tercera vez, pero la larga lista de juegos que tengo pendiente y el miedo de que la experiencia no sea tan buena como las veces anteriores hacen que me detenga de gastar los $9.99 que cuesta.
Otros juegos que he vuelto a empezar, aunque sin éxito alguno, son aquellos que no había terminado en un primer momento y a los que les quise darle una segunda oportunidad, aunque sin éxito. Por ejemplo, Morrowind (The Elder Scrolls III). Este juego para PC lo compré en el 2004 y recuerdo que no duré ni media hora hasta que decidiera hacer otra cosa. Meses más tarde, volví a instalarlo y tras tres horas de intentarlo, desistí nuevamente. Pensé que Oblivion (The Elder Scrolls IV) iba a ser la versión que por fin me engancharía a la saga de Bethesda, pero no fue así. Ni los gráficos impresionantes, ni el sentido de libertad del juego pudieron evitar que no haya logrado ni el 1% de la aventura. Algo similar me ha pasado con Ico, Fallout 3, y más recientemente, con Darksiders.
Para muchos, en la repetición está el gusto. En eso se han fijado muchos desarrolladores en la actualidad, que con la excusa de los Achievements o los Trophies, han creado razones para volver a jugar un juego. Por ejemplo, Uncharted 2, en donde necesitamos un número específico de muertes con determinada arma para conseguir el trofeo. Sin embargo, antes también sucedía esto con algunos juegos, como en Resident Evil 2, donde los finales (e historias) alternativos eran una razón para jugar el juego varias veces y conseguir todos los secretos. 
¿Cuál ha sido mi experiencia hasta el momento “rejugando” el primer God of War? Pues muy buena, no solo se ha mantenido el excelente gameplay de la entrega original, sino que la conversión a HD de la mayoría de momentos  (hay algunas secuencias en tiempo real que no han tenido mucha suerte), hace que sea comparable con cualquier aventura actual. Kratos es un personaje que se adapta muy bien como un ícono de la nueva realidad del gaming, siendo una buena analogía de lo que Mario significaba hace unos veinte años. Mientras jugaba, una serie de deja vu aparecían en mi mente, reflejándose en acciones involuntarias a la hora de resolver determinados puzzles o la forma de enfrentar a algunos enemigos. Ha valido la pena detener mi lista de títulos por jugar, para darme un tiempo y volver a experimentar los inicios de una de las mejores franquicias de la actualidad.
¿Ustedes han vuelto a jugar un título? ¿Cuál ha sido su experiencia?