Hace unos días probé la versión final de Killzone 3 en las oficinas de Sony, justo antes de su lanzamiento en Perú este martes. A continuación mis impresiones.

Creo que puedo dividir mi experiencia en dos etapas. La primera, en la que utilicé los lentes 3D y el motion controller junto con el navigator controller, acoplados a un accesorio con forma de rifle; y la segunda en la que solo utilicé el Dual Shock 3. Con respecto a la primera, utilizar todos estos aditamientos es algo que sí o sí te mete en el juego. El control es muy preciso y se puede calibrar según el gusto de cada uno. Sin embargo, puede resultar agotador estar sosteniendo un rifle por más de treinta minutos. Eso fue lo que me pasó a mí y por eso decidí cambiar al control normal.
Como ya había estado jugando el multiplayer beta, ya estaba familiarizado con los controles. La campaña para un jugador sigue siendo igual de brutal y llena de acción como la de Killzone 2. Los gráficos siguen estando entre los mejores de la consola y, como característica adicional, toda la historia puede ser seguida en un español latinoamericano.
Como los aspectos más resaltantes podría nombrar al mejor sistema de cobertura (se siente más natural con respecto a Killzone 2) y la ayuda al utilizar la mira de los rifles (como sucede en los Call of Duty). Así es un poco más fácil apuntar y eliminar a los enemigos. La historia sigue siendo secundaria en un título en el que la acción está en cada esquina y en donde los gráficos nunca terminan de sorprendernos. Por lo que vi durante el primer capítulo del juego, Killzone 3 no decepcionará a sus fanáticos, con un FPS sólido en el que el gameplay (tanto en single player como en multiplayer) será el principal atractivo del título.
Avisos parroquiales: Los amigos de Masgamers están lanzando el nuevo número de su revista con un especial sobre el NGP. Vale la pena comprarla.