Dentro de los MMORPG, World of Warcraft es el líder indiscutible con más de 12 millones de suscriptores en todo el mundo. Sin embargo, hay otros juegos en el género y Rift: Planes of Telara es uno de elos.
UN MMORPG CLÁSICO
World of Warcraft ya no es el mismo que el de hace 5 años. Tras tres expansiones, casi todo ya se ha explorado y la comunidad ya no encuentra elementos nuevos dentro de sus aventuras. En ese contexto aparece Rift: Planes of Telara, un juego que es un calco de WoW pero que un aire de novedad que a muchos les llamará la atención.
Como en todo juego del género, tenemos dos facciones (Guardians y Defiants), 6 razas (tres para cada bando), y 4 clases (Warrior, Cleric, Rogue y Mage). Sin embargo, a diferencia de WoW, acá los Guardians y Defiants no están en guerra, sino que están luchando contra un mismo objetivo pero de distinta forma. Los primeros, utilizando el poder divino de los dioses, y los Defiants, con máquinas creadas por ellos mismos.
El enemigo en común es Regulos, un dragón que trata de escapar de su celda astral y que a su vez provoca que criaturas de otros planos ataquen el mundo de Telara a través de portales que se abren cada cierto tiempo. Estas invasiones varían en su tamaño y las podremos ver en cualquier momento mientras exploramos las diferentes regiones que nos ofrece el juego.
LO BUENO Y LO MALO

Lo que llama la atención de Rift es que, en primer lugar, ha mantenido casi todo lo que se espera de un juego de este género (raids, guilds, items valiosos, eventos, PvP, etc.) pero lo ha hecho desde el lanzamiento. Todo está en su sitio desde el primer día. Todo funciona. Sacaron el primer evento a 30 días del lanzamiento y tienen material para jugadores que lleguen al endgame rápidamente (el nivel máximo es 50). Esto no sucedió con otros MMORPG como Age of Conan, Warhammer Online y por supuesto, con Final Fantasy XIV.
Otro punto interesante es el sistema de “souls” que se ha introducido en el juego. A través de él, cada clase tendrá hasta 8 especializaciones que incluso podremos ir mezclando para obtener nuevas habilidades. Por ejemplo, un mago podrá elegir ser pyromancer, necromancer y chloromancer (una especie de curador) e ir desarrollando los hechizos correspondientes a cada rama. Esto añade muchas posibilidades para personalizar a nuestro personaje y explorar muchos builds.
El otro gran acierto del juego son los rifts, o aberturas de portales por donde las criaturas de otros planos llegan a Telara. Estos son eventos importantes dentro del juego y se dan desde el inicio y en todas las zonas del juego. De esta manera, mientras realizamos quests, un portal se abre, el cielo se obscurece y aparecen enemigos que intentarán ocupar diversos puntos. Es entonces cuando los jugadores se acercan al lugar, forman una party y van batallando hasta cerrar el portal. He jugado el juego algunos días y sinceramente, los rifts son el principal gancho del juego.
Sin embargo, no todo es genial en el juego. Si bien los rifts son elementos muy interesantes, son también los momentos en donde el lag se dispara, al tener a decenas de personajes en una misma área. Además, la historia del juego no llega a tener la profundidad que muchos querrían (como sí pasa en WoW).
VALORACIÓN
En conclusión, creo que Rift: Planes of Telara es una buena opción para los que se han cansado de WoW o para los que quieran ingresar al género a través de un mundo virtual que recién comienza. Pueden comprarlo en versión digital a $50 (en la página oficial o en Steam). La subscripción está a $15 mensuales.