La temporada de grandes lanzamientos ya comenzó y Gears of War 3 ha sido uno de los primeros en llegar. A continuación, mis impresiones.

Gears of War es una de las mejores franquicias que han aparecido en los últimos años. Junto con Halo y Forza Motorsport han sido las principales sagas exclusivas para el Xbox 360. Este juego cierra una trilogía, pero estén seguros que no será el último Gears que verán. La primera vez que supe algo del juego fue en el E3 del 2010. Ahí ganó varios títulos de Best of the Show y lo que se mostró fue algo de la campaña principal y el modo Horda. Desde entonces, el juego ya pintaba bien. Ahora que ya se lanzó, luce mucho mejor.
Luego de pasar por un largo periodo de beta, en donde un peruano fue el único que alcanzó el nivel 100, Gears of War 3 no ha decepcionado a nadie. Se mantiene la acción, el cover system que lo hizo famoso y las frases de blockbusters hollywoodenses que tanto efecto tienen en los adolescentes. Rápidamente, se nota que es un juego hecho por americanos y no por japoneses. 
Sobre la historia, la nueva amenaza son los Lambert, una raza igual de agresiva que los Locust y que explotan cuando son derribados. En los primeros minutos del juego, se nos dará un mensaje del padre de Marcus Fenix, donde nos dice que tiene la solución para acabar con estos nuevos enemigos. Nuestra misión será encontrarlo. Para aquellos que no han jugado los juegos anteriores, Epic nos ofrece un video donde nos resume todo lo que debemos saber para esta nueva aventura. Aquí se los comparto.
Esta vez, se han unido dos mujeres al equipo: Anya y Sam. Ellas nos acompañarán en la batalla contra los Lambert. El juego mantiene la misma estética de los juegos anteriores y se han incluido nuevas armas a nuestro arsenal, como el Retro Lancer, una versión modificada del rifle original que tardará un poco más en cargar, pero que es más poderoso. Gears of War 3 es lo suficientemente variado como para no aburrirnos ni sentir el juego repetitivo. Si bien la mecánica casi siempre es la misma (llegar a una nueva área, derribar a los enemigos y continuar a la siguiente), la presentación de cada batalla es distinta y eso hace que el juego nos atrape.
Esta vez se nos ofrece la posibilidad de jugar la campaña principal en modo cooperativo de hasta 4 personas vía Xbox Live, o de 2 de manera local a pantalla dividida. También ha regresado el modo Horda, en donde podremos comprar defensas para soportar las olas de enemigos. Quizás la adición más interesante es la del modo Beast, en donde cambiaremos de papel y controlaremos a los Lambert. 
En conclusión, Gears of War 3 ha sido uno de los mejores juegos que he jugado este año. A pesar de tener una que otra falla gráfica (como algunas texturas que no llegan a cargarse del todo), la acción y conocer el cierre de una trilogía hace que lo recomiende a todos los usuarios de Xbox 360. Si jugaron los dos anteriores, no hay razón para no comprarse esta nueva entrega.