Una de las sorpresas del 2011 es Rayman Origins, que regresa a la serie a sus orígenes con una aventura en 2D.

Uno de los primeros juegos que tuve para el PSX fue Rayman. Era un juego de plataformas muy colorido pero que nunca llegué a terminar. Luego aparecieron otros juegos de la serie en 3D, influenciados por el éxito que había tenido Super Mario 64 para la consola ploma de Nintendo de esa época. Con algunos altibajos, la serie se mantuvo e incluso hizo un spin off con los Rabbids, esos conejos locos que tienen ahora sus propios juegos, la mayoría de colecciones de minijuegos.
Por eso, en el E3 del 2010 me sorprendió mucho el regreso de Rayman en una aventura en 2D para las actuales consolas. En la conferencia de Ubisoft de ese año se mostró al juego, que a pesar de no tener los espectaculares gráficos de otros juegos que se presentaron esa tarde, fue uno de los más aplaudidos.
Desde hace una semana y media vengo probando el juego y lo que encontré fue uno de los mejores juegos del año, a pesar de no haber tenido tanta publicidad. Es una aventura muy divertida que puede jugarse hasta con tres amigos más en la que se nos recuerda la época dorada de los plataformas. Siguiendo el estilo de New Super Mario Bros para Wii, este juego toma el molde del juego original pero lo actualiza en términos gráficos.
Nuevamente controlamos a Rayman como personaje principal que debe rescatar a los Electoons (la misma misión del primer juego) para salvar su mundo. El juego está dividido en mundos y estos en niveles, que terminan con una pelea con un jefe final. Conforme vayamos avanzando en el juego y rescatando a los Electoons, iremos ganando puntos para conseguir nuevas habilidades y nuevos trajes para los personajes.
Si les gustaron los antiguos juegos de plataformas para el SNES, no pueden dejar de echarle un ojo a Rayman Origins. A veces, entre tantos shooters y RPG que duran cincuenta horas, un juego como este puede ser un alivio. Disponible para el PS3, el Xbox 360 y el Nintendo Wii. El otro año sale para el 3DS y la PS Vita.