Esta semana he estado jugando un nuevo título para móviles: Rayman Jungle Run, un endless runner que tiene un excelente acabado visual y un personaje que ha regresado con fuerza este año.

Los juegos en los que tienes que correr y correr hasta que te estrelles contra un obstáculo o hasta que caigas al vacío no son nuevos. Cannabalt es uno de los ejemplos más conocidos. Sin embargo, Rayman Jungle Run le da un nuevo enfoque al género al añadir más mecánicas y un universo reconocible.
El primer juego de Rayman para el PSX me encantó. Era, en esa época, la respuesta al reinado de Mario en Nintendo, un juego de plataformas con decenas de elementos visuales en pantalla. Hoy, Rayman ha vuelto con fuerza luego de Rayman Origins y el próximo a lanzarse, Rayman Legends. Mientras tanto, Ubisoft, junto con Pasta Games, lanza este título para móviles.
Rayman Jungle Run es muy adictivo. Está dividido en 4 fases, divididas a su vez en diez niveles. Los nueve primeros corresponden a etapas en las que debemos recolectar “monedas” y alcanzar la meta. El décimo nivel es una carrera contra el tiempo, y que luego nos permitirá comparar nuestro puntaje contra el de nuestros amigos. Las mecánicas son entretenidas, ya que en cada fase se añade una nueva. Al principio, solo podremos correr y saltar. Luego podremos mantenernos flotando en el aire por un determinado tiempo, después correr por las paredes, y finalmente, golpear enemigos.
Pero el principal gancho del juego está en su acabado visual y en el universo de Rayman. Todo luce espectacular y hace mucho tiempo esperaba un juego casual con personajes de sagas conocidas, como es el caso de Rayman.
El juego está disponible para iOS a $2.99 y llega a Android la próxima semana.