En los últimos días estuve jugando Neverwinter, el nuevo MMO de Perfect World Entertainment y Cryptic Studios. Aquí mis impresiones.

Nunca he sido un fanático de los MMOs. Si bien probé un tiempo World of Warcraft y jugué un poco de Rift, nunca me llamaron mucho la atención. Quizás porque sentía que las misiones no eran muy interesantes o porque simplemente no tenía un grupo de amigos con quienes integrar una party. Sin embargo, cuando me enteré de Neverwinter me inscribí de inmediato y comencé a descargar el cliente. ¿Por qué? Hace más de diez años que juego Calabozos y Dragones y Neverwinter prometía llevar el juego de rol al mundo virtual.
Hace un tiempo habían aparecido los juegos de Neverwinter Nights, una especie de secuela espiritual para Baldur’s Gate y Icewind Dale, dos grandes juegos basados en el universo de Forgotten Realms, el escenario más popular de Calabozos y Dragones. Neverwinter (a secas) prometía darnos la posibilidad de visitar todos esos lugares clásicos de Forgotten Realms, además de los enemigos y personajes que encontramos en el juego de rol.
Neverwinter es un MMO free to play, esto quiere decir que no nos cuesta nada descargar el cliente (que pesa unos 5 gigas) y comenzar a jugar. Podemos gastar dinero real para comprar un cierto tipo de moneda que nos permitirá acelerar algunas esperas, pero podemos disfrutar de todo el juego sin gastar un solo centavo.
Con respecto a las razas y clases, tenemos a las convencionales: humanos, tieflings, semi orcos, enanos, semi elfos, elfos o drows; y clérigo, guerrero, mago o bribón. Ya dentro del juego, tenemos los ataques y hechizos convencionales, pero Neverwinter ofrece más acción ya que podremos evadir ataques o teletransportarnos, según la clase que elijamos. Esto hace a los combates más versátiles que en otros MMOs.
Las misiones suelen ser “matar a x enemigos”, o “llevar x al personaje y“. Esto puede ser tedioso para alguno pero para los fanáticos de Calabozos y Dragones, se pueden encontrar algunas referencias que hacen la experiencia más interesante. Además, varias de las conversaciones son con actores de voz, que ayuda a aumentar la inmersión en el juego. Como en todo MMO actual, podremos, dependiendo de nuestro nivel, tener compañeros, monturas y formar guilds con otros jugadores. Existe un chat de voz que es una excelente característica para mantenerse comunicado sin necesidad de estar tecleando los mensajes.
Pero la principal novedad es la posibilidad de crear nuevas misiones, mapas o enemigos. A través de un sistema llamado The Foundry, los jugadores podrán crear sus propios escenarios y ofrecerlos a la comunidad, que podrá calificar cada uno e incluso comunicarse con sus creadores y darles algunas monedas virtuales como regalo.

He estado probando el juego en los últimos días con unos amigos y me ha gustado bastante. Si bien hace más de un año que probé por última vez World of Warcraft, siento que Neverwinter ofrece más versatilidad, además de ser un juego free to play. El reto de los MMOs es crear más contenido del que los jugadores utilizan. Con The Foundry, esto podría estar solucionado.