Child of Light es un RPG que destaca por su propuesta artística con una historia similar a las de los cuentos de hadas.

Child-Of-light-3

En la etapa de pre producción de un videojuego suelen realizarse decenas de trabajos de arte conceptual, para que los diseñadores puedan imaginarse el mundo en el que deben crear niveles y los guionistas tengan recursos para escribir una historia. El arte de estos trabajos suele ser excelente, y la gente de Ubisoft se planteó el reto de llevar al juego la misma calidad gráfica del arte conceptual. El resultado fue UbiArt, un motor que permite tener esa experiencia en el juego.

El primer título con esta tecnología fue Rayman Legends, y el segundo ha sido Child of Light (Windows, PS3, PS4, Xbox 360, Xbox One, WiiU, PS Vita), desarrollado por Ubisoft Montreal. Este es un juego de exploración, con mecánicas similares a las de los RPG japoneses; sin embargo, su historia se acerca más a los cuentos infantiles europeos que a la narrativa que podríamos encontrar en Final Fantasy o Dragon Quest. Una mezcla que funciona a lo largo del juego, de alrededor de 8 horas de duración.

child_of_light_screenshot_fireball_127119

Asumimos el rol de Aurora, una niña que despierta en un mundo mágico y en el que debe encontrar a aliados y combatir a enemigos para regresar al palacio de su padre, el rey de un mundo llamado Lemuria. La historia del juego es bastante lineal, aunque podemos regresar a zonas ya visitadas para realizar algunas misiones secundarias.

El sistema de batalla es similar a la de Final Fantasy VII, en cuanto existen barras de actividad para cada personaje que se van llenando hasta que es nuestro turno. Sin embargo, será posible interrumpir a nuestros oponentes si los golpeamos en el momento justo, y también podremos utilizar a uno de nuestros aliados para alterar algunas características de la batalla. El sistema funciona, pero el juego resulta bastante fácil hasta la parte final del juego, en donde sí es necesario tener una estrategia y un equilibrio entre las habilidades de cada personaje.

La baja dificultad permite que podamos explorar con tranquilidad el mundo de Lemuria, que destaca por su calidad gráfica. Es un placer encontrar una nueva zona y descubrir sus escenarios, que parecen estar pintados por acuarelas. Child of Light es un anticipo de lo que UbiArt puede ofrecer a los jugadores en próximos títulos.

Child of Light es un juego correcto que destaca por su arte, pero que también cuenta con una historia entretenida y personajes carismáticos. Sin embargo, ciertos elementos como el sistema de batalla, el sistema de crafting y la variedad de enemigos, pudieron ser refinados para ofrecer una mejor experiencia en el gameplay. Más allá de eso, Child of Light es un juego recomendado para todo aquel que está extrañando un buen juego de rol japonés o que simplemente quiere jugar una fábula como las que solía escuchar de niño.