Hace unos días Quantic Dream anunció el relanzamiento de Fahrenheit, un juego de culto que salió para el PlayStation 2 en 2005. ¿Por qué fue un juego tan especial?

1422181933-1654-card

La compañía francesa Quantic Dream se dedica a hacer juegos distintos. Es más, muchos dicen que sus juegos se acercan más al cine que a los videojuegos. Y su presidente, David Cage, no quiere acabar con el debate. Su último juego lanzado para el PlayStation 3, llamado Beyond: Two Souls tiene como protagonistas a dos actores de Hollywood que fueron captados digitalmente. La compañía siempre tuvo este enfoque, desde el lanzamiento del juego Omikron para la PC y Dreamcast a finales de los noventas. Pero fue con Fahrenheit (o Indigo Prophecy como fue conocido en Estados Unidos) cuando su reputación aumentó.

En el 2005 el género de las aventuras gráficas era solo un recuerdo de mejores épocas. Fue en ese momento que el equipo de David Cage lanzó Fahrenheit, un juego de aventura y de suspenso en el que el personaje principal debía resolver un misterio: una extraña serie de asesinatos involuntarios en Nueva York. Lo innovador del título estaba en la gran cantidad de ramificaciones de la historia dependiendo de las acciones del jugador y en la calidad de la trama, que mezclaba elementos de ciencia ficción, lo sobrenatural y una aventura policiaca. Esto hizo que el juego recibiera muchos premios durante ese año y que el juego se convirtiera en un título de culto.

Quantic Dream siguió con ese estilo y años después lanzó Heavy Rain y Beyond. Lo último que sabíamos del estudio fue un demo para probar las capacidades del PlayStation 4 que fue mostrado hace un par de años en el E3. Sin embargo, hace un par de semanas se filtró un rumor de un posible relanzamiento de Fahrenheit y hace unos días esto se confirmó en su página web. El juego ha sido lanzado en HD para la PC, Mac, Linux y en la AppStore. De esta manera, nuevas generaciones podrán probar el juego mientras todos esperamos el nuevo juego original de la compañía francesa, que tiene actualmente a más de doscientos empleados trabajando en su estudio en París.