Hace un par de semanas jugué Alhambra, un juego de mesa que ganó el premio Spiel des Jahres en 2003. A continuación mis impresiones.

pic1502118

Alhambra es un clásico moderno. Al igual que Catán o Carcassonne, este juego que salió en el 2003 llamó la atención de todo el mundo por su fresca mecánica y eso le hizo ganar premios como el Spiel des Jahres y el As D’Or, dos de los premios más importantes de juegos de mesa en todo el mundo. A partir de ese éxito, se lanzaron expansiones e incluso un videojuego para Xbox Live Arcade.

qug60267_1380127921962

En Alhambra tenemos que construir nuestra propia Alhambra. Para ello tendremos que comprar piezas del tablero con el dinero que iremos acumulando. En cada turno podemos comprar una pieza, obtener dinero del banco o reordenar nuestra alhambra. Sin embargo, debemos tomar decisiones, ya que si compramos un edificio con el dinero exacto podremos jugar una vez más. La dinámica se da además por la competencia con otros jugadores, que irán construyendo sus Alhambras al mismo tiempo que nosotros.

pic389734_md

El juego termina cuando se acaban las piezas o el dinero del banco. Sin embargo, durante la partida existirán dos rondas de puntuación preliminares, que se inician al sacar una carta de puntuación del mazo de cartas de dinero. En ese momento se cuentan los edificios del mismo color que se tiene en cada Alhambra y se otorgan puntos de acuerdo a una tabla. El jugador que tenga más puntos al final de todas las rondas de puntuación es el ganador.

En Alhambra la suerte juega un papel importante. Sin embargo, también es necesario trazar una estrategia de largo plazo, decidiendo qué colores de edificios vamos a tratar de conseguir y modificar nuestros planes de acuerdo a lo que el resto de jugadores hace.

Para aquellos que han jugado juegos como Ticket to Ride o Splendor, quizás notarán varias similitudes. Probablemente Alhambra fue una referencia a ambos juegos; sin embargo, el sistema de juego en Alhambra se siente más complejo. Esto puede agradarle a aquellos que les gusta la estrategia y pensar cada decisión al detalle, pero quizás podría ahuyentar a jugadores más casuales. En todo caso, Alhambra es un juego recomendado para los que gustan de los juegos de mesa modernos, es un excelente juego que puede disfrutarse en familia o con amigos.