La semana pasada estuve en Sao Paulo, en el BIG Festival, el principal evento de desarrollo de juegos independientes en Latinoamérica. A continuación, mis impresiones.

19679398_1581932045191738_5102071450666120146_o

El BIG Festival es un evento enfocado en la creación de juegos independientes y que está abierto al público. Es el evento más grande de su tipo en Latinoamérica y este año tuve la oportunidad de participar en él.

19693383_1581436568574619_3576037835293956865_o

Uno de los principales atractivos fue la muestra de decenas de juegos independientes de todas partes del mundo, sobre todo de nuestra región. Estos estaban compitiendo por premios en distintas categorías y varios de los nominados asistieron al evento. Lo distinto a otros eventos de desarrollo es que contó con la presencia del público en general ayudando a la difusión de este tipo de juegos y mejorando la percepción que se tiene sobre los videojuegos.

Brasil es uno de los países más importantes en desarrollo de videojuegos y pude comprobarlo al conocer a muchos desarrolladores brasileños, que están trabajando en proyectos ambiciosos para móviles, consolas y PC. Sin embargo, el evento también fue una buena excusa para que estudios y compañías de otras partes de la región y del mundo puedan conocerse e intercambiar ideas para futuros proyectos en conjunto. De esta manera, empresas como Raw Fury, Gambitious, Versus Evul, Team 17, Miniclip, Gamejolt, EA, Sega, PlayStation o Riot Games estuvieron presentes en el evento.

Algunos de los juegos que llamaron mi atención fueron Necrosphere, del estudio brasileño Cat Nigiri, que es un metroidvania que se juega con dos botones; The Deadly Tower of Monsters, del estudio chileno ACE Team, en donde participamos de una película de serie B con una voz en off que narra cada una de nuestras acciones; y Ethereal, del estudio argentino NonSense Arts, en donde a través de sonidos resolveremos una serie de acertijos en un mundo abstracto.

19467847_1578270825557860_6891518295954292928_o

El BIG Festival se ha convertido en el evento de desarrollo más importante en la región y es una parada obligatoria para todos los estudios latinoamericanos, sobre todo para aquellos que tengan dificultades para asistir a la GDC a inicios de año.