Black Mirror Bandersnatch es el primer intento de Netflix por ofrecer contenido interactivo pero también es parte de una larga tradición de experiencias similares que han aparecido como videojuegos en los últimos años.

NEW_BlackMirror_S5_Bandersnatch_00416.0

Black Mirror es una serie de ciencia ficción de Netflix que poco a poco se está volviendo en una serie de culto. Quizás era la mejor excusa que Netflix podía tener para intentar algo como Bandersnatch, ofrecer una historia con actores reales que sea interactiva, en donde los televidentes pueden decidir algunas de las decisiones importantes del capítulo.

Bandersnatch mantiene el esquema de otros capítulos de Black Mirror. Un suceso fantástico sostiene la trama en la que Stefan Butler, un diseñador de juegos trata de vender su idea a una editora de juegos, liderada por un director de juegos muy famoso, llamado Colin Ritman. Durante el episodio tendremos que tomar distintas decisiones, que irán desde qué música escuchar en el bus hasta otras que tendrán un impacto muy grande en la historia y que nos permitirá conocer alguno de los cuatro finales posibles del capítulo.

BM_Bandersnatch_9

Para muchos, Bandersnatch ha hecho algo revolucionario. Sin embargo, es importante notar que en los videojuegos esto ya se ha hecho desde hace bastante tiempo, siendo quizás la empresa francesa Quantic Dream la que se ha hecho más conocida por este tipo de producciones. Heavy Rain y Beyond: Two Souls, y más recientemente, Detroid, mostraron cómo se puede hacer una historia interactiva con un foco en la narrativa y con la ayuda de actores reales.

Sin embargo, el éxito de Bandersnatch ha sido, por una parte, llevar esta experiencia a un público masivo. Más de 130 millones de personas utilizan Netflix y todas ellas pueden acceder a este episodio ahora. En el caso de los videojuegos, es el acceso no es tan fácil. Por otro lado, Bandersnatch logra crear una historia con buena actuación, creíble (teniendo en cuenta que es ciencia ficción) y entretenida, algo que no siempre sucede con los juegos de ficción interactiva, como los de Quantic Dream.

¿El futuro de este género estará más cerca de Bandersnatch?, ¿De los juegos de Quantic Dream?, ¿en un punto medio? Creo que ambas industria aprenderán de cada una pero la masificación que tiene Netflix (y otros actores con tecnologías similares) será el punto determinante para lo que veremos (y jugaremos) en el futuro.